"EL ÁRBOL DE LA VIDA" (2011) Terrence Malick

TITULO ORIGINAL: The Tree of Life
DIRECCIÓN: Terrence Malick
GUIÓN: Terrence Malick
REPARTO: Brad Pitt, Jessica Chastain, Hunter McCracken, Sean Penn.
GÉNERO: Drama
AÑO: 2011
PAÍS: Estados Unidos
DURACIÓN: 133 minutos.

Jack (Hunter McCracken) es un niño que vive con sus hermanos y sus padres en la norteamérica de los años cincuenta. Mientras que su madre (Jessica Chastain) encarna el amor y la ternura en el seno familiar, su padre (Brad Pitt) representa la severidad, pues se cree obligado a enseñarle a enfrentarse a un mundo hostil. Así, este viaje que comienza con la pérdida de la inocencia llegará hasta nuestros días, con Jack ya adulto (Sean Penn) recordando ciertos momentos trascendentes de su infancia, y la influencia de éstos en lo que él es ahora, y en lo que representa en su vida espiritual el recuerdo de su familia. (FILMAFFINITY)

****

“La historia sólo es, a primera vista, una sucesión de acaecimientos fortuitos en la que cada hecho ocupa un lugar aislado y para sí, sin que haya entre ellos otro nexo de unión que el tiempo. Pero esta concepción no puede satisfacernos […] Los hechos históricos sólo tienen un relieve, una significación, cuando se los pone en relación con un algo general y a través de su entronque con ello; tener ante los ojos este algo general es, por tanto, comprender la significación de los hechos en la historia.”1

Lo peor que le pudo haber pasado al cine a lo largo de su trayectoria histórica (que, como buen hegeliano, entiendo como dialéctica) es haberse transformado en un estilizado, uniforme y estructurado proceso de captación de formas, de circuitos, de movimientos de la realidad, perdiendo de vista su verdadera complexión artística, dramática, expresionista (y no como movimiento artístico sino como expresión evocativa del ser humano), espiritual. Durante ese proceso dialéctico y gracias a la industrialización del cine, al gran público se lo adoctrinó de manera que sólo pueda espectar películas que contengan mensajes explícitos y respondan a estructuras circulares, redundantes. Quiero decir, luego de que Hollywood se erigiera como único bastión dignatario de contar historias de “fácil acceso”, el otro cine ha quedado marginado en su concepción experimental u ontológica de dar respuestas al ser humano, atendiendo, además, sus principales funciones artísticas de expresar universos laterales a través de la sensibilidad autoral. Esto explica el fracaso de The Tree of Life dentro del circuito comercial.
Pero, ¿qué es The Tree of Life? Sobre todas las cosas es un ejercicio plástico sobre la condición humana, sobre las relaciones que se establecen entre ellos (de jerarquía, de poder, de sumisión, de opresión, de fuerza, de choque, de devoción, de interrogantes) y sobre la influencia del entorno. Mientras no se pueda entender que se trata de un ejercicio cinematográfico donde se develan los problemas que trascienden a la humanidad (¡vaya pretensión la de Malick!) y que como tal, no se encolumna detrás de una respuesta sino que nos conduce a través de pasadizos visualmente mágicos. Porque el cine es, sobre todo, una herramienta de verdadera manifestación artística, y como tal, adquiere en su lenguaje dispositivos compatibles con otras disciplinas: la metáfora poética, el realismo narrativo, la estilización de la danza, la música barroca, la abstracción de la pintura, el volumen de la escultura, la monumentalidad de la arquitectura. Todos son mecanismos legítimos para valorizar una aventura épica que trata de contar y resumir en dos horas y algo nada más ni nada menos que la historia de la humanidad.
No existe hombre sin pasado. De hecho, el hombre es pasado en constante movimiento hacia al futuro. El presente solo es un paso repentino y fugaz. No existe el presente. Los liberales se aferran a un pasado glorioso para validar su futuro como hacedores de la historia. Los progresistas revisan el pasado para reafirmarse en tanto lucha, para reclamar al futuro lo que no existió en el pasado. El ser humano es búsqueda permanente de pasado para delinear su futuro. Por eso, The Tree of Life indaga profundamente en el pasado, en el comienzo de la historia, para validar su discurso. El futuro del hombre es incierto, sólo es la huella de lo que ha vivido. Está marcado por el devenir de la historia: todo lo que es y lo que han hecho de él es fruto del acomodamiento del tiempo en constante fuga hacia el futuro. De esta manera, la historia (de la humanidad, personal, íntima) lo trasciende, lo hace ser. Desde la generalidad, el hombre es producto de la superación dialéctica (que los positivistas, los darwinistas, los racistas dirán evolutiva), las causas de su asentamiento en la Tierra se debe, principalmente, a factores naturales y al aprovechamiento de su entorno (posteriormente, este aprovechamiento se entenderá como arrasamiento, devastación, codicia). De esa superación, el hombre fue acumulando cultura, fue urbanizándose, dividiéndose, creando cultos, ritos, religiones, fue poniéndose límites, cotos legales, alambrados, paredes, tributos, se fue erigiendo en lo más alto de la colina, fue estableciendo un seguimiento a los “débiles”, fue conquistando tierras vecinas, fue creando poder, instituciones, etcétera, etcétera hasta nuestra era.
Las historias personales (que en The Tree of Life es una familia de los años cincuenta en algún suburbio estadounidense) también se entienden como un proceso dialéctico que va imprimiendo huellas a través de sus relaciones con el otro, con el entorno, con los hechos que derivan de esa interrelación.
The Tree of Life posiblemente sea olvidada porque al tratarse de un ejercicio de sofisticada trama intelectual, el poder y el magnetismo que contiene será olvidado por el gran público educado para desentenderse de responsabilidades cinematográficas, más acostumbrados, en todo caso, a lo fugaz y estéril. Sin embargo, gracias a esas características únicas trascenderá más allá del tiempo; sobre todo, por el riesgo y la pretensión del bueno de Terrence, por el vértigo y la poesía.

1 Hegel, Georg Wilhelm Friedrich. “Vorlesungen über die Philosophie der Geschichte“ (Lecciones sobre la Filosofía de la Historia Universal). Tomo I. Pág. 405

TRAILER DE "THE TREE OF LIFE"

1 crónicas póstumas:

manipulador de alimentos dijo...

Olvidada? Esta película forma parte ya de mi sangre....