"EL AMANECER DE LOS MUERTOS" (1978) George A. Romero

TITULO ORIGINAL: Dawn of the Dead
DIRECCIÓN: George A. Romero
GUIÓN: George A. Romero
REPARTO: David Emge, Ken Foree, Scott H. Reiniger, Gaylen Ross.
GÉNERO: Terror.
AÑO: 1978
PAÍS: Estados Unidos
DURACIÓN: 126 minutos.

La epidemia que hace resucitar a los muertos convertidos en seres ávidos de carne humana se ha extendido, llegando al punto en el que varias ciudades han quedado prácticamente desiertas. Los supervivientes deben refugiarse en zonas militares ya que los zombies no dudan en acabar con sus propios familiares. (FILMAFFINITY)

Observemos, ahora sí, totalmente conmovidos por éste subgénero, como el eje temático va adquiriendo una posición definitivamente tomada. La cámara ya no relata una crónica del devenir apocalíptico del mundo humano, ni reporta, ubicada en un determinado lugar, la ofensiva y amenazante horda de zombies. Lo que Romero inicia con Dawn of the Dead es su manifiesto político-sociológico de su país (o, tal vez, de todos los que conforman el globo).
Ubiquémonos en tiempo y forma. La idea que los zombies recurren a lugares que les resultan conocidos, familiares, esa excusa científica que vale para hacer progresar la historia, da inicio a lo que llamaremos “la cosmovisión crítica” del filme. Ya no sólo sirve enmascarar la historia de acechadores de cuerpos para simbolizar el comportamiento de la sociedad contemporánea, sino, que la metáfora debe ser aún más profunda, tiene que intervenir de lleno en el tejido social y retratar sus prácticas, sus deseos, sus acciones (las de meros consumidores que mantienen el sistema que “alguien” regula y administra para su beneficio). Los zombies no serán netamente carne poseída, yerma, de movilidad limitada, persecutores de un solo fin: alimento, es decir, carne viva, carne humana. En Dawn of the Dead, su movilidad dependerá de una historia pasada, presintonizada en lo inveterado de su memoria. Movilidad doble. Ya no sólo lo recluta el instinto de supervivencia que hará, también, expandir y prolongar la plaga, esta vez se inquietarán por una nostalgia, un lazo que los une con su pasado reciente de ente humano. En definitiva, esta coartada cientificista le brinda a Romero un universo de creación no explotado en Night of the Living Dead. Entonces se podrá explicar como los zombies acuden descontroladamente al Shopping, un lugar simbólico de estas sociedades de consumo, como, de un momento a otro, el espacio que era habitado por cuerpos conscientes y prácticos se colma de seres que no hacen más que deambular por sus pasillos, su estacionamiento, sus vidrieras y su entretenimiento de plástico sin motivos aparentes. El Shopping brinda una alternativa dual para resolver el conflicto: ¿O es el templo sagrado de las sociedades postmodernas? ¿O es el lugar que sirve de trinchera, de abastecimiento y refugio a los héroes de la historia; por tanto, es un lugar de acceso positivo y oportunidad? Entonces, ¿el capitalismo no es tan malo como se supone? ¡Ejem! Por lo pronto, limitemos a pensar a favor de Romero. La lógica debe ceder terreno a la historia para que pueda desarrollarse, hacer(se) evolucionar.
¿Cómo adecuar esa Cosmovisión Crítica dentro de los parámetros de un film constituido de manera tal que, paradójicamente, incorpora esa cosmovisión dentro de parámetros comerciales e instituidos? El cine de Romero, sobre todo, antes del auge zombie y el estallido comercial, es un cine artesanal, austero y pragmático. Constituido desde normas siempre delebles por no estar atadas a estereotipos comerciales o sujetos a una base productiva que soporte el peso de cada palabra, imagen, argumento. Cine artesanal desde la fabricación misma de sus películas. Cooperativista, aficionado o coleccionista de momentos únicos (y no otros) para tomar escenas. Esa desprofesionalización es la constitución de un cine de invención de lenguajes intríngulis, carente de semántica y coherencia que engloba un producto ya desintegrado como obra encuadrada dentro de los cánones MRI (Modo de Reproducción Institucional). Aquí también se produce un ambivalente recorrido. La incrustación del mensaje-metáfora que responden a esa Cosmovisión Crítica es producida desde el adentro, desde las cláusulas que impone el cine institucionalizado, dispositivo de consumo de masas. Ahora bien. La plataforma de lanzamiento de Romero es, por cierto, desde su campo de juego: como decíamos, el rol que mejor interpreta; el coleccionista improvisado de momentos únicos, el hacedor de realidades de bajo presupuesto, el cooperativista, el alumno sobresaliente de la Clase B.

TRAILER DE "DAWN OF THE DEAD"

0 crónicas póstumas: