5. "LAZOS DE SANGRE". Debra Granik

TITULO ORIGINAL: Winter´s Bone
DIRECCIÓN: Debra Granik
GUIÓN: Debra Granik, Anne Rosellini (Novela: Dan Woodrell)
REPARTO: Jennifer Lawrence, John Hawkes, Lauren Sweetser, Kevin Breznahan.
GÉNERO: Drama.
AÑO: 2010
PAÍS: Estados Unidos
DURACIÓN: 100 minutos.

Ree Dolly, una joven de 17 años cuyo padre ha desaparecido, intenta descubrir qué puede haberle ocurrido, aunque todo parece indicar que estaba involucrado en asuntos turbios. (FILMAFFINITY)


Una película que se encuentra sepultada profundamente. Es necesario tomar el valor para comenzar a excavar entre sus tierras movedizas, oscuras y empantanadas.
Una vez creados esos túneles, que nos conducen inequívocamente a una suerte de búsqueda con la historia o con alguna pista de hacia donde nos movemos; existen puertas que conducen a otros pasadizos, otros túneles más profundos, pero más cercanos a la verdad. Acá está la clave de “Winter´s Bone”. Quien abre esas puertas son mujeres. La película es un manifiesto femenino (no feminista). Hay mucha tensión sexual que rebasa las formas de ver y vivenciar las imágenes en un sentido ético y estricto. Existe una tangible ausencia del hombre, quien implementa las reglas, las rompe y se esconde como un fantasma terrible que se esconde entre los esqueletos del bosque. Esa ausencia viril es encarnada por las mujeres, más que nada por su protagonista, la diecisieteañera Ree. Encargadas de desarticular y volver a montar la trama; esa trama que fue sembrada lastimosamente por los hombres, los fragmentadores de ley.
Acá la tensión se hace más insoportable y humanamente más hostil. La visión femenina adquiere un nuevo planteo a las situaciones dadas, más frías y especuladoras, no tan sanguíneas ni activas. Hacen y deshacen las cosas, pero se encargan de analizar cada conducta, cada movimiento, cada decisión.
Ree es lanzada por instinto (¿maternal? o ¿la ausencia del falo en el hogar?), por supervivencia, a proteger a su familia: dos hermanos (12 y 6) y una madre enferma. Sin ella, sin ese instinto y esa frialdad para conducirse no hay historia (allá sepultada), no se arremangará para buscarla y clavará los dedos en la tierra. Con la ausencia de una mujer (Ree o quien sea) no existiría historia, no existiría una película semejante. Porque la cosmovisión femenina es la que le da sentido a todo esto. Siquiera importa que busca (primero, la aparición con vida de su padre; después, el cadáver), tampoco importa como buscarlo (los encuentros con los personajes que van decantando esa búsqueda), sino, la mirada que se pone sobre las cosas y sobre todo, sobre esa búsqueda.
Cuesta ver estos retratos marginales de una tierra que esconde todo debajo de la alfombra. Un relato centrado y sin falsas pretensiones que no busca ni conmover, ni licuarnos con lágrimas fáciles. Sólo siembra el misterio, quizás un poco el terror, pero ante todo, la desesperación. Clavar las uñas en la tierra buscando un rastro de algo (de historia, de vida) para poder salir de ese terrible hospicio.
En verdad, da gusto ver una película en donde se muestra las cicatrices de Estados Unidos. Un lugar perdido en el medio del bosque, donde habitan los lúmpenes y todo el asco que la gran sociedad quiere ocultar. En ese lugar perdido también hay historias que nunca se retratan. Quizás Wayne Wang, quizás Larry Clark, quizás Harmony Korine o John Cameron Mitchell. Granik hilvana un relato encarnizado y frío, donde no importa que sucederá porque esa situación nunca puede cambiarse. Ree (el personaje que encarna una estupenda Jennifer Lawrence) no busca modificar su destino sino establecer una situación más propicia, mover los brazos en la correntada para sobrevivir. Al fin y al cabo, el reto más importante ante tanta hostilidad es la supervivencia.

TRAILER DE "WINTER´S BONE"

0 crónicas póstumas: