"ROMANCE X" (1999) Catherine Breillat

TITULO ORIGINAL: Romance X
DIRECCIÓN: Catherine Breillat
GUIÓN: Catherine Breillat
REPARTO: Caroline Ducey, Sagamore Stévenin, François Berléand, Rocco Siffredi.
GÉNERO: Drama
AÑO: 1999
PAÍS: Francia
DURACIÓN: 95 minutos.


Marie es una joven enamorada de su pareja pero no suficientemente correspondida. Con la intención de que su amante vuelva a desearla, Marie se lanza a la búsqueda del amor físico en brazos de un semental italiano y de un hombre maduro aficionado a la dominación. (FILMAFFINITY)

Lo que pasa en la cama, puertas adentro, dormitorio mediante, refleja la vida que uno lleva: sus rutinas, manías, ocasos, histerias. El acto coital es el libro abierto donde se transcriben con tinta (o sudor, o esperma) el desencanto de la existencia o la alegría de vivir.
Catherine Breillat ha trascrito el manual de la angustia femenina en decenas de films. Puñados de obsesiones, retratos de la pequeña burguesía desencantada: cuando ya no se come para sobrevivir, cuando algún que otro lujo aquieta las aguas de la mediocridad, el acto sexual adquiere un nivel de importancia vital, casi exclusivo, pequeñas muestras del arte amatorio que desencadenan, irremediablemente, en el motor de una vida.
En “Romance X”, una oscura analogía del chasco francés, narra la historia conyugal de Marie. Una mujer, algo joven (por esto, el nivel de exigencia es un poco más elevado), aburrida de su marido, un pequeño hombre (en todas sus extremidades) que no la satisface en la cama. De esta manera, sale desesperadamente a buscar cobijo en los brazos de un semental italiano (el pornstar Rocco Siffredi), el encargado de llevarla a los placeres más absolutos, de devolverle la dignidad como amante, como mujer. Y en los lazos de un hombre maduro, aficionado a la dominación. En las escenas de masoquismo, Marie decide, elige, marca el rumbo de la relación; allí donde ni su marido, el micropene parlante, o el semental italiano, quien da sin recibir gratitudes sexuales, alcanzan.
Breillat no ostenta con las imágenes. Solo rubrica, con la simpleza de una cámara espectadora/expectante, los acontecimientos de la vida de Marie. No empuja ni evita cualquier atisbo de autocontrol por parte de su personaje (central más que nunca, aparece en todas las escenas); la coloca allí, en el límite, vulnerable, dueña del registro sobre su vida. Pero esa precaria manera de contar una historia es lo que enaltece más al film. No busca estremecer, exponer al espectador con imágenes grotescas ni polémicas, están ahí, como el acto cotidiano del ser humano que, llevado por la disconformidad, trata de cambiar su destino. Esa imagen seca, como un desierto de incontables granos de arena, logra su cometido documentario, su ensayo sobre el sexo y la insatisfacción.

TRAILER DE "ROMANCE X"

0 crónicas póstumas: