"9 CANCIONES EN GIRA" (2004) Michael Winterbottom

TITULO ORIGINAL: 9 Songs
DIRECCIÓN: Michael Winterbottom
GUIÓN: Michael Winterbottom (Novela: Michel Houellebecq)
REPARTO: Kieran O´Brien, Margo Stilley.
GÉNERO: Drama
AÑO: 2004
PAÍS: Inglaterra
DURACIÓN: 69 minutos.


Un verano, dos personas, ocho grupos, nueve canciones... Lisa es una estudiante estadounidense que está pasando un año en Londres. Matt la conoce en un concierto de Black Rebel Motorcycle en Brixton Academy y se enamora de ella. La película sigue el curso de la relación, jalonado por las canciones de cada uno de estos grupos a cuyos conciertos van. Entre la música y los grupos vemos a Matt y a Lisa haciendo el amor y cómo a través de esos encuentros sexuales se va desarrollando su relación, que dura hasta las navidades, cuando Lisa regresa a Estados Unidos. (FILMAFFINITY)

¿Cuál es el límite de las imágenes? Si me preguntan por la violencia, es que no vieron ningún documental sobre el Holocausto; o no se estremecieron ante la Ciudad de Dios de Meirelles. Si hablamos de amor, ¿cuál es el límite? ¿Meterse en las sábanas? Allí donde se encuentra el manuscrito del amor; ¿cómo no filmarlo? El cine ha establecido un código de silencios y ha permanecido estéril allí, donde no se puede filmar. Para las normas clásicas, filmar la defecación, el acto coital, resulta repulsivo, invasivo, algo que poco aporta a la construcción del relato. Yo digo, ¿qué aporta el crimen, lo desagradable del género terror (lo explícito de la pornografía), el cadáver? Lo mismo, construcción dramática. Varían las formas, cambia el concepto.
Michael Winterbottom ha elaborado con cruda realidad la historia del noviazgo: encuentro, pasión, conflicto, pérdida, a través de nueve canciones, nueve conciertos y nueve actos sexuales. Estos dos mandamientos como hegemonías del relato. No busca cautivar con la imagen explícita, sólo cuenta una historia a través de la acción sexual, buscando retratar el espíritu que une a dos amantes (además de la música afín).
¿Qué lo diferencia del género pornográfico? Muchas cosas. Lo básico, la posición de la cámara. La industria porno se nutre de la repetición de la imagen, la torna comercial, o sea, objeto de deseo. Winterbottom no intenta producir ese efecto, produce un consecuencia voyeurista, si, pero, un observador pensante, un espectador que encuentra en eso (aunque pueda producir aburrimiento también) el recorrido de una relación (cualquiera). Comienza con el éxtasis, prosigue con la experimentación; luego, el enamoramiento; finalmente, la rutina, el desgaste. Separación.
No hay pretensiones, sólo pulsión narrativa. El diálogo se reduce a la antesala de la acción, no necesita explicar nada. Sabe, que quién esté atento a lo que pasa adentro de la pantalla también lo ha vivido. Tampoco, pretende entusiasmar con planteamientos estéticos demasiado sofisticados, ya hay demasiado en el acto en sí para entablar un lenguaje estetoscópico.
Entonces, sólo queda la música, como recreos narrativos. No hay fórmulas, sólo la necesidad de contar con otras palabras (Franz Ferdinand, Black Rebel Motorcycle Club, Primal Scream, The Von Bondies, Elbow, The Dandy Warhols, Super Furry Animals y Michael Nyman) el devenir del romance.

TRAILER DE "9 SONGS"

0 crónicas póstumas: