"EL DECAMERÓN" (1971) Pier Paolo Pasolini

TITULO ORIGINAL: Il Decameron
DIRECCIÓN: Pier Paolo Pasolini
GUIÓN: Pier Paolo Pasolini (Novela: Giovanni Boccaccio)
REPARTO: Franco Citti, Ninetto Davoli, Pier Paolo Pasolini, Angela Luce
GÉNERO: Comedia
AÑO: 1971
PAÍS: Italia
DURACIÓN: 112 minutos.

Basada en la obra "El Decameron" de Boccaccio. Pasolini recrea con su personal estilo los cuentos eróticos y divertidos de esta obra universal. La película empieza con el cuento de Andreuccio da Perugia que se deja convencer por unos ladrones de expoliar el cadáver de un arzobispo, para quitarle un rubí. Otros cinco de los nueve cuentos están dedicados a temas licenciosos. Por ejemplo el de Masetto da Lamporecchio, un hortelano que se finge sordomudo y mentecato para entrar en el servicio de las monjas de un convento y experimentar con ellas las delicias del lecho compartido. (FILMAFFINITY)

A PPP la presencia de su marcada ideología izquierdista lo exime del compromiso moralizante de las historias, le otorga una libertad creativa sin esfuerzos. Donde no hay ética ni moral que retransmitir existe un código leal, anárquico, esperanzador de cuenta-cuentos. A estas alturas, al bueno de Pier Paolo no le había dado ataques de misticismo y seguía regulando su creatividad a través de la fuerza histórica del sometido versus el poder celestial-eclesiástico-económico.
Nuevamente, la parábola histórica para anunciar que nada ha cambiado; transformado de alguna forma sus intérpretes, pero siempre las mismas víctimas (ver “Edipo Rey”, “Medea”, “El Evangelio según San Mateo”).
La obra “Il decameron” de Giovanni Boccaccio, escupida como lanzafuegos en una era de renacimientos artísticos, pero también, de oscurantismo ideológico, es ungida a través del pueblo. Aquellos personajes salidos de fábulas supersticiosas, místicas, etéreas, son para PPP, transformadas en carne y hueso por representantes de la plebe que habla, siente, ama y goza con el sexo. Que se ríe de si mismo, que no cesa ante el golpe, ante la bendición o ante la espera de un juicio del más allá.
Aquí la comedia, escape del alma. La picardía es el condimento, la risa fácil para huir. Y en una parábola metonímica, aquí estamos quinientos años después.
Lo más hermoso del film es el clima optimista que destilan las fábulas; el color como exaltación del ánimo, de Giotto a Pasolini sin escalas.

FRAGMENTO DE "IL DECAMERON"

0 crónicas póstumas: