7. DAVE GROHL. Nirvana - Them Crooked Vultures

Pasado los años nos es difícil recordar al gran Dave en su faceta como baterista. Ya lo tenemos asimilado, entrado en años (y en barbas), con el éxtasis de la primera vez, al frente de los Foo Fighters, guitarra al hombro. Recordar a aquel muchacho mascachicle que con los pelos a la cintura, revoleándolos, le seguía el ritmo frenético a Kurt Cobain. Aparecía opaco, quizás, por la figura descollante, luminosa del frontman de Nirvana. Tiempo después, gracias a su colaboración con Queens of the Stone Age para el álbum “Songs for the Deaf”, recordé que era un gran baterista, virtuoso, visceral; de esa clase de personas que sienten internamente el proceso musical y lo hacen físico, sudor, lágrimas, carne, etcétera (bueno, en su canto también se refleja este “despellejarse”).
Gracias a esta reunión-capricho, reunión-experimental, junto al colorado Homme y el eterno John Paul Jones lo podemos disfrutar y ver nuevamente en acción.
Entiende el rock (o lo que queda de él) como una transición física, como una conducta, una impostura, una mueca, un guiño, y le da a su sonido esa suerte de furia no contenida, explícita, verborrágica. Por suerte recuperamos al Grohl baterista.

"NO ONE KNOWS" participación de Dave Grohl en QUEENS OF THE STONE AGE

0 crónicas póstumas: