2. JOHN BONHAM. Led Zeppelin - IAN PAICE. Deep Purple

El rock ya estaba profesionalizado: el estadio. Esto requería a sus servidores, por tanto, profesionalizarse. Ya no servía adoptar la imagen caprichosa e inconsciente de niños en plan de crecimiento, erógenos, masturbatorios. Demandaba un pacto explícito con el público que pagaba las entradas para ver un espectáculo, un show de quince a veinte temas que le devolvieran el valor del dinero depositado. El rock se había convertido en otro fetiche de la empresa capitalista.
En aquellas primeras historias de amor entre el rock y el dinero, dos bandas (una, Zeppelin, más cerca del corazón de quien suscribe), diferentes, paralelas, extraordinarias, necesitaban ese aliento de estudiante a punto de rendir una materia, precisaban, el estudio concienzudo de sus capacidades artísticas, un extenso tratamiento de la materia. Es así como nacieron los músicos de estudio, de conservatorio. Músicos inteligentes, preparados, sofisticados, despojados de todo fluir interior con el instrumento, capaces de separar ejecución-sonido-profesión.
Y es así, también, como nacieron grandes músicos, diferentes, pero grandes al fin: Page (el que todavía guardaba cosas de la vieja época), Robert Plant, Ian Gillan, Roger Glover, John Paul Jones, John Bonham y Ian Paice, estos últimos grandes bateristas de Led Zeppelin y Deep Purple, respectivamente.

"MOBY DICK`" de LED ZEPPELIN


"THE MULE" de DEEP PURPLE

1 crónicas póstumas:

michito dijo...

COMO TE EXTRAÑO, BONZO. IDOLO. GENIO. NUNCA TE VOY A OLVIDAR.