14. CHAD SMITH. Red Hot Chili Peppers

Ha aguantado los embates del tiempo, surfeando olas de cambio, de procesos intransigentes, metabolismos incompatibles, canciones inconclusas. Aguantando a la sombra de un frontman sin límites, de un magneto visual: Anthony Kiedis. Postergado, solapado, escondido, tras la gigantografía de Flea, un bajista rotopercutor; un bufón siniestro, exhibicionista de lo absurdo. Ha respirado sobre la nuca de varios guitarristas que, finalmente, entregaron cuerpo, alma y obra, dejando sombras sobre el foro: Sherman, Slovak, Navarro, Marshall, Frusciante, Tobías, McKnight.
Baterista ambivalente, fuerza bruta versus sutileza, claramente, ha perdido el peso necesario en esta era de “la imagen ante todo” en un determinado lugar de pasividad, de congelamiento. Chad Smith, experimentado, ha sorteado los privilegios de sus compañeros, ha obtenido con el correr de los tiempos, con sangre punk rock y sutileza funky el reconocimiento necesario (y he aquí su merecido homenaje), siendo parte constitutiva del sonido característico de los RHCP, y por tanto, de una era pretérita, presente y seguramente, futura.
Dato de color: Chad Smith entró al Libro Guiness de los Récords por tocar la batería más grande del mundo: 308 piezas.

"MY LOVELY MAN" de RED HOT CHILI PEPPERS

1 crónicas póstumas:

Anónimo dijo...

Chad un capo!!!!!! el mejor lejos!!