NUEVA SECCIÓN: MACH´AY (cueva)

IMFREAKALOT presenta una nueva sección destinada a los que no tienen un voto de conciencia en el mundo del mainstream musical. Hoy, gracias a los avances tecnológicos, convertidos todos en cabezas 2.0, funcionando como pequeños eslabones de una cadena comunicacional ruidosa, caótica, pero a la vez, entrometida, inquieta, podemos acercarnos más a los movimientos pendulares de voces que se agitan en los garajes mugrosos de cualquier recóndito lugar. Punto para la Internet. Allí, la comunidad se expande y le abre paso al más precario sistema comunicacional, aunque efectivo, el boca en boca; o mejor, en este caso, el clic a clic, el twit a twit, el contacto a contacto.
Entonces, la informática ya no es el frío sistema binario de mecanismos inextricables, la ocasión mundana de saborear la fantasía, el espejo, la herramienta para satisfacer propósitos onanistas o mercantilistas o de información – tamizada, perpetrada, manipulada, pero información al fin –. Sino, que se ofrece de brazos abiertos a los espíritus inquietos que buscan expandir sus horizontes de satisfacción artística, de exploración material, auditiva, visual, perceptiva. Internet es un laberíntico mapa de ideas expuestas, mezcladas en un popurrí de propuestas, con la debida atención, lupa o conciencia, atravesando los sortilegios más pueriles, enfermizos o devastadores, se logra extraer matices positivos. IMFREAKALOT les presentará bandas en el interior y exterior de las propuestas que ofrece la Internet, musicalmente hablando; que se depositan por detrás de las ofertas filisteístas, de los grandes carteles publicitarios, extrayendo al fin con un rigurosa probeta emocional, las diferentes voces que hablan desde el sótano (o la cueva) y piden, con murmullos de murciélagos, un poco de atención.

Nota del autor: Me he dado cuenta con el correr del tiempo (ya casi un año y medio de vida) que utilizo (hasta el abuso) palabras anglosajonas. Tengo una dicotomía existencial con este tipo de términos; algunos, son necesarios debido a los tecnicismos e imposturas del género a tratar, otros, casi sin despabilarme, se cuelan en mi memoria haciéndome transcribir esos términos innecesarios. Vamos, soy un americanista, defiendo a nuestra raza originaria; y sin embargo, mi conciencia no puede apartarse, mutilarse del imperio y sus imposiciones.
Entonces, esta sección se llama Mach´ay. En quechua, cueva.

2 crónicas póstumas:

Loooooooo dijo...

Amé la aclaración final.
Tan vos.

Imfreakalot dijo...

Claro, me llamo IMFREAKALOT; más anglosajón imposible ¿como se entiende?
Claramente tiene que ver con la ambigüedad de mi existencia, lo que atraviesa todo: la duda.