"(CLOSER) CEGADOS POR EL DESEO": ALICE

TITULO ORIGINAL: Closer
DIRECCIÓN: Mike Nichols
GUIÓN: Patrick Marber (Obra de teatro: Patrick Marber)
REPARTO: Julia Roberts, Jude Law, Natalie Portman, Clive Owen.
GÉNERO: Drama
AÑO: 2004
PAÍS: Estados Unidos
DURACIÓN: 98 minutos.




ALICE (NATALIE PORTMAN)

Una historia de pasiones, sexo, amor y abandono que involucra a dos parejas, con una situación que se complica cuando el hombre de la primera pareja conoce a la mujer de la segunda pareja.

Un enigma recorre la figura de Alice. Esos minutos iniciales, cuando todo transcurre lento y los ojos de él (chico) se chocan con los de ella (chica), produciéndose el estallido de toda guerra cinematográfica (se conocen), inclusive allí, advertimos que nos encontramos ante una puerta abierta hacia el abismo. Más tarde entenderemos, hechas ya las concesiones con el devenir de la historia, que Alice está allí para empujarnos al vacío, para encontrar más incertidumbres y elucubraciones que verdaderos actos de nobleza narrativa. De ella nada se espera, ni un sonido, ni un acto impune, ni una sola mueca. Todo parece fluir entre una perfecta armonía de estados: el enigma y la inocencia, la belleza fresca y los ojos sin respuesta. Ella tiene escondido, en lo más oculto de su ser, la llave que destrabe el conflicto.
Voluble, infantil, apasionada, deja cuerpo y alma en una relación que creyó – quizás por lo repentino de su encuentro – eterna e ideal; no sabe, ni espera ser traicionada. Acomoda los retratos impolutos de su ser amado, esperándolo, a ciegas, para transitar un armonioso camino de felicidad. Más tarde, al enterarse de las tretas de su amante, parece no conmoverse, no inmolarse, cuando cae rendida ante la gravedad de su situación; cuando ese retrato cae al suelo haciéndose trizas, despedazando los únicos momentos dignos vividos en esa ajena ciudad (ella es yanqui y está en Londres). Se hace invisible en la historia, se corrompe, se evade, se va; no parece que esa inocencia tan franca y servil eleve un espíritu de venganza al cielo. Ni siquiera se sospecha, dada la calidad del relato, que se entregue al barro de los acontecimientos. Sin embargo, allí está: bailando sexualmente con una peluca rosa, más erótica que nunca.
Eso es el amor para Alice: algo que parece inocente, hasta espontáneo, como un acto natural del ser humano; sin embargo, cuando esa burbuja es corrompida – y vaya que es fácil de hacerlo – es capaz de revolucionar su vida, de transmutarse, de vivir a otro ritmo, presa de otras sensaciones, porque finalmente, para ella, el amor no es más que una burbuja.

TRAILER DE "CLOSER"

1 crónicas póstumas:

Loooooooooo dijo...

Jane, no Alice. Se llama Jane Jones.
La novia que todas, alguna vez, fantaseamos ser.
Despreocupada, aparentemente segura de sí misma y de la relación, pasional, frágil, sensualmente delicada, naif, celestial.
Pero así es como la ingenuidad siempre, pero siempre juega una mala pasada. A hombres y mujeres por igual.
Al contrario de lo que pensas vos,para mi Jane espera ser dejada. Todo el tiempo.
Lo sabe, y pacientemente se sienta a esperar. Es evidente en sus inseguras miradas a su pareja (por ejemplo en la muestra de fotos del personaje de J Roberts) o unas escenas anteriores donde Dan y ella están en su casa y se cambian para salir. Ella dice que espera que él la deje.

Típico estereotipo de persona que ama lo que tiene, pero no se sintiría demasiado amenzada si su realidad cambia estrepitosamente de un momento a otro.
Llora largos días y noches, arma la valija y vuelve a cambiar de rumbo.

Percepciones distintas.