"BLIND BEAST" (1969) Yasuzo Masumura


TITULO ORIGINAL: Môjû
DIRECCIÓN: Yasuzo Masumura
GUIÓN: Yoshio Shirasaka (Historia: Rampo Edogawa)
REPARTO: Eiji Funakoshi, Mako Midori, Noriko Sengoku.
GÉNERO: Drama
AÑO: 1969
PAÍS: Japón
DURACIÓN: 86 minutos.

Un escultor ciego obsesionado con la "belleza" de la piel femenina, Michio, vive recluido junto a su madre en un estudio lleno de reproducciones parciales o totales de mujeres. Decidido a crear su obra magna, secuestra a una bella modelo, Aki, y la retiene hasta que esta accede a posar para él. FILMAFFINITY

En un foro surrealista, bizarro, escatológico, fantástico, los orientales dominan el arte de los instintos moldeando una bestia mitológica, polisémica, heterodoxa: ésa es la verdadera bestia del film. Un arte combinado de sexo, acción, humor, suspenso, terror donde nunca se encuentra sitiado, resultando ileso de cualquier artificio capcioso de su director. Allí se encuentra la base de esta antropomorfa cinta, el resto, es un hermoso y perverso drama romántico, el canon sagrado de cualquier historia de amor: la tragedia, la inseguridad, el consumo, el fastidio, lo fatídico e idílico.
Masumura se interna en las formas, captura la esencia oculta tras los colorantes que visten a las relaciones de amor. En su tratado, no separa a los actores (actuantes), sino que los homogeniza, los hace parte de una cadena de necesidades conjuntas, de relaciones de poder: ya el artista ciego en doble sentido (física y sentimentalmente), con su obsesión inagotable de pertenencia, de posesión, ejecuta empecinada, irracionalmente, hacerse con la materia sagrada del cuerpo de una mujer que ve perfecta, ajena a ese mundo de nieblas que le proponen sus demonios: los artísticos y de los otros. Por otro lado, una inocente caperucita o la verdadera victimaria de esta historia paranoica; parece sumirse a la violencia de su captor, su desengaño le hará entender que necesita ser vejada, que necesita una admiración completa (ciega), porque, reversiblemente, ella es quien adopta la posición de poder: quien sume a su captor a una obsesión nerviosa, irracional, masoquista, casi mortal en sus intenciones.
Explorando al amor con sus juegos macabros de pomposidad que intenta afincar en los amantes, la desesperada necesidad de flagelo, las pequeñas victorias solapadas por el sufrimiento ajeno, las posiciones dominantes.
Y los monumentos al género. Los gigantes sexuales que se hamacan, mientras ellos, inmóviles, ruedan entre vellos púbicos de cartón-piedra, entre erectos pezones de madera, babas ficticias, flujos que no son. Para Masumura el amor es eso, gigantes que no son, carne que cartón, semen, flujo, transpiración de mentira. Ellos, rodando por ahí, son el último intento por aclararlo.

TRAILER DE "MÔJÛ"

1 crónicas póstumas:

Daguerrotipos dijo...

Fantástica y perversa obra maestra.
También nosotros la hemos reseñado:
http://daguerrotiposyotroscines.blogspot.com/
Un saludo.