"LA NOVIA VESTÍA DE NEGRO" (1967) François Truffaut

TITULO ORIGINAL: La Mariee était en Noir
DIRECCIÓN: François Truffaut
GUIÓN: François Truffaut & Jean-Louis Richard (Novela: Cornell Woolrich)
REPARTO: Jeanne Moreau, Claude Rich, Jean-Claude Brialy, Michel Blouguet
GÉNERO: Drama
AÑO: 1967
PAÍS: Francia
DURACIÓN: 107 minutos.


Reflexión

Uno se encuentra ante la obra prodigiosa de Tarantino (ya comentada por IMFREAKALOT) en esa mixtura de samuráis, western y suspenso hitchcockiano que fue la doble versión de “Kill Bill”; y entiende, por su originalidad, su amor al lenguaje cinematográfico, y ese apego a lo sustancial del cine: la transmisión de ideas, imaginación y entretenimiento, que no habrá mejores formas de comunicar el mensaje-venganza con la amplitud de universos y lenguajes. Sin embargo, si algo lo caracteriza a Quentin, es la férrea adhesión a la universalidad del cine: todos los lenguajes, géneros y estilos son uno sólo, todos son parte del mismo mecanismo, y por tanto, se pueden deconstruir en millones de propuestas más, diseminar el mensaje en infinitas posibilidades. Y en esa búsqueda por darle a su “Kill Bill” una intención que hable del cine (y sus elementos), encontró en “La novia vestía de negro” (“La Mariee était en Noir”) del genio François Truffaut, el faro que apuntale narrativamente a su guión. La estética ya la tenía: unir el arte oriental de Bruce Lee y la fineza en el trazo de Ozu o Kurosawa; con la sofisticada y emparchada maquinaria del spaghetti western de Leone y compañía. Pero el guión, la base, el espíritu, lo sólido y líquido de una película, la tomó de los dueños de historias. De los amos del emprendimiento narrativo y la sofisticación interpersonal, los creadores de la nouvelle vague y la pasión.
Pero hablemos de Truffaut y su obra. “La novia vestía de negro” trata sobre el asesinato de David Kohler a la salida de la Iglesia cuando éste estaba casándose con Julie. La mujer, para saciar su sed de venganza, emprende una búsqueda de los culpables del crimen de su marido, para posteriormente, ejecutarlos.
En ese simple párrafo se resume toda la obra de Truffaut. Los sentimientos sobre lo negro y lo trágico del mundo, donde las víctimas son los desahuciados, y donde, sin razones aparentes sucede algo que detona la locura o la búsqueda, como en este caso. Entre esa hostilidad recrudecen los instintos y la irracionalidad, ilustrados en un marco poético y sofisticado, en la cura de ese mal.
Ese rasgo, cultivado por su maestro Hitchcock, es lo que termina por desaprovechar el buen François en esta película. Un intento de aproximación al suspenso, lo vuelve errático y hasta predecible. Pero quizás, no fue ese su fin; sino, el de vulgarizarlo, de hacerle un pequeño guiño desde las alturas a su maestro y descubrirlo maníaco y oportuno en el afán de generar siempre una tensión, que a veces no es necesaria. Entonces el sarcasmo y la desconcentración comienzan a tomar fondo en un film caricaturesco pero genial. Con el estilo indeleble que tienen los directores franceses para contar una historia, sombría y parca.

TRAILER DE "LA MARIEE ÉTAIT EN NOIR"

0 crónicas póstumas: