"V DE VENDETTA" (2005) James McTeigue

TITULO ORIGINAL: V for Vendetta
DIRECCIÓN: James McTeigue
GUIÓN: Larry y Andy Wachowski (Cómic: Alan Moore)
REPARTO: Natalie Portman, Hugo Weaving, Stephen Rea, John Hurt
GÉNERO: Acción
AÑO: 2005
PAÍS: Estados Unidos
DURACIÓN: 132 minutos.


Análisis


Se pueden explorar nuevos caminos cuando ya está todo inventado. Inclusive, la forma más voluble de representación se puede tornar atractiva, adquiriendo ribetes dramáticos todavía no explorados. Sin embargo, en ese entrecruce de intenciones, demandas y hechos, algo queda en el camino, guardado en un neceser: el de las expectativas truncas.
Lo que pasa en “V for Vendetta”, la odisea distópica de los excéntricos hermanos Wachowski (en este caso, participando como guionistas, adaptando el cómic de Alan Moore) es, además de un intento de reivindicación de la raza humana: positiva y moral, es, la consumación de una aproximación más o menos acertada a la paradigmática y apocalíptica novela de George Orwell, “1984”.
Lo explorado en el film, subyace al análisis político, ya que, además de encontrar varios puntos en común con la novela profética de Orwell, se alimenta de un romanticismo inusitado. Quizás, por la contraposición de las figuras principales – el misterioso V y la chica bien-evolución-guerrillera –, o, quizás, por un instinto de supervivencia narrativa que deposita toda la confianza en un final a gran escala, sin temer el previo proceso de los acontecimientos. Por eso, la almibarada construcción de los hechos en el desarrollo del film, en parte, se debe a una no confrontación con lo expuesto, con la rígida concientización de que si es verdadero, que si puede pasar, que si, demos armas filosóficas al pueblo. El mensaje – este proceso – queda oculto en lo atractivo del film, en la rimbombancia de las imágenes y el juego infinito de las balaceras y la nueva tecnología. En las explosiones poéticas: las voladuras de las cúpulas edilicias como forma metafórica de derrocar a un poder absolutista. Las canciones que hablan del amor, mientras, el trasfondo de los gritos y la balacera configura el paisaje filmográfico. La presencia de un héroe todopoderoso, un Ernesto Guevara robocopizado, que será el guía solitario, algo quijotesco, en búsqueda de la libertad.
En el medio de las miserias espirituales, donde la ceguera de un todo acaparador, ignominioso y terrorista encapsula la libertad del ser de una sociedad sumisa; en “V de Vendetta” prima la balacera, el efecto especial y la posibilidad de prefijar una sintonía que no transfiera el límite de la censura, la contradicción y la polémica. Allí es donde ganan – en un paralelo algo siniestro impuesto por este narrador – los del poder absoluto que quieren pan y circo, mientras, las cucharadas del puchero intelectual las deglute el gusano del basural. Allí es cuando el cine se muestra inválido y esclavo de las necesidades económicas, porque, cuando se tiene un firme argumento, se lo convierte, irreductiblemente, en la necesidad oprobiosa de hacerla redituable.
En fin, si quieren ver acción y mutaciones, “V de Vendetta” es una de las más indicadas; pero, no esperen una epifanía cinematográfica, porque, al fin y al cabo, el cine es entretenimiento y pochoclos para todos.

TRAILER DE "V FOR VENDETTA"

0 crónicas póstumas: