"IRREVERSIBLE" (2002) Gaspar Noé

TITULO ORIGINAL: Irrèversible
DIRECCIÓN: Gaspar Noé
GUIÓN: Gaspar Noé
REPARTO: Vincent Cassel, Monica Bellucci, Albert Dupontel, Philippe Nahon
GÉNERO: Drama
AÑO: 2002
PAÍS: Francia
DURACIÓN: 99 minutos.


Análisis


La venganza es un instinto palpable que recrudece en el alma sosegada de las sociedades contemporáneas. Cualquier instante, cualquier roce o provocación diminuta, es la gota de sangre que derrama el vaso de la violencia, de la perpetración del sentimiento adiestrado con hilos, con dientes, con frenillos. Y así el juego seductor entre provocación y marea, entre escupitajo y respuesta.
“Irreversible” es el ejemplo pornográfico de la violencia escondida en cada uno de los seres humanos que habitan este planeta, ni siquiera, exentos aquellos que tratan de domar ese instinto con plegarias, rezos e introspección. En cada hombre ondula la llama racional de la violencia. Lo que se plantea en el inescrupuloso film del franco-argentino Gaspar Noé, es el medio que hace explotar la calma. Cuando se la tienta sutilmente o se la estrella contra la cara, recrudece el instinto primal del hombre, fundado en sangre y semen, en violencia y calma, en amor y odio, en dosis más o menos igualitarias; cuando la pérdida es irreparable y el acto perpetrado es terriblemente violento, existe un solo camino: pagar con la propia moneda.
Controversial y nada sutil. La película roba la calma, una vez iniciados en el terrible terreno que se cuece. La cámara y sus giros nauseabundos, sus 12 minutos de planos secuencia, la violencia que excede la pantalla. Todo se aglutina de manera irreprochable, sumergidos ya en ese mundo áspero de lumpenes y señoritas, de promiscuidad e intimidación. ¿Qué más entonces que la venganza hacia un violador? Puede sonar terrible, e inclusive fascista, pero aquí no se deforman preconceptos, aquí, en el mundo irreversible se actúa, porque son prisioneros de una nada, o de un todo que los mantiene en un silencio espectral de sus existencias.
La elección de cámara es excepcional, no sólo por el manejo narcótico y sus obediencias al clima que se plantea, sino también, porque fija las pobrezas del hombre: el patetismo irracional con el cual se conduce. Las dos secuencias clave: La venganza, en el acto más primitivo y animal de cacería. El golpe incisivo en primer plano de un matafuego contra la cabeza del violador. Y los doce minutos de violación, tantas veces citada por los puristas del cine, es, además de terrible y desesperante, la clave para entender el símbolo planteado por Noé a través de “Irrèversible”: el ser humano.

TRAILER DE "IRRÈVERSIBLE"

0 crónicas póstumas: