"ESCUELA DE JÓVENES ASESINOS" (1989) MICHAEL LEHMANN

TITULO ORIGINAL: Heathers
DIRECCIÓN: Michael Lehmann
GUIÓN: Daniel Waters
REPARTO: Winona Ryder, Christian Slater, Kim Walker, Shannen Doherty.
GÉNERO: Comedia
AÑO: 1989
PAÍS: Estados Unidos
DURACIÓN: 110 minutos.


Análisis


“Un grupo de cuatro jóvenes de una "High School" consideradas como las más populares, cometen todo tipo de crueldades con sus compañeras y compañeros. Una de estas chicas, Verónica Sawyer (Winona Ryder), empieza a darse cuenta de que lo que hacen no es bueno, pero le resulta difícil salir del grupo. Aliada con un nuevo chico que ha llegado a la escuela, logran matar a tres alumnos molestos, aunque en todos los casos aparecen como suicidas. Pronto Verónica se dará cuenta de que su amigo es un psicópata”.1

Situémonos en la coctelera de la idiotez humana, principalmente, porque en esas facultades - de las que haré referencia - se cuece esa misma estupidez. Se lo forma al futuro hombre-capital, con sus preconceptos del mundo, su individualismo, su ceguera humanitaria, su pasión por las vacuas novedades, su religiosidad y moralina anglosajona. En esas facultades, de pueril aprendizaje, se empieza a formar – como un molde plástico – a las futuras generaciones de imperialistas, de sujetos presos de un equilibrio sistemático otorgado por la materia, por el olor pútrido del verde dólar y por su parcela en una de sus ciudades de cartón.
En ese contexto ya espectado pero nunca conocido por la lejanía que nos ofrece la distancia radical de los mundos que nos separan, sin paso intermedio, “Heathers” se descubre como una pequeña joya que, de algún modo carismático, nos devuelve el desenfreno irracional que nos suele colmar – a nosotros, seres racionales y progresistas – cuando nos embarga la impotencia de ver a esos chiquillos disfrazados con sus sacos de preparatoria y su omnipotencia frente al mundo.
“Heathers” es la venganza de aquellos, pobres jóvenes, que no ingresan, por falta de cualidades o, en el mejor de los casos, por una clemencia para consigo mismos, a ese sistema al que someten a los otros jóvenes (exitosos, vacuos, plásticos) con un futuro asegurado dentro del mercado capitalista.
La venganza se perpetra en sangre, como figura explícita de tensión; como una forma pornográfica de retribución a los relegados. Sintomáticamente, como una fuerte presencia de que la venganza será, en alguna medida, el remedio ante tan desolado panorama: ¿cuándo cambiarán las cosas? Nunca, aparentemente, suele filtrarse en el epílogo del film.

1. Sinopsis por Filmaffinity.es

TRAILER DE "HEATHERS"

0 crónicas póstumas: