S´TAS IGUAL

La música, universal, es un campo de exploración continuo, de ampliación de márgenes predeterminados, de búsquedas necesarias para la construcción y la orientación de nuestra cultura, intelecto, necesidad.
Desde el comienzo de nuestra historia antropológica, el ser humano sintió la necesidad de expresar a través del arte de combinar los sonidos, los sentimientos, la espiritualidad, el odio o la plegaria como idioma único de comunicación. Cómo un código universal establecido entre aquellos que podían decodificarlo y aprehenderlo.
Luego, los siglos, las civilizaciones, la necesaria atención a los campos artísticos, han hecho evolucionar este lenguaje en infinitas formas, en variadas expresiones que ahora, con la libertad de elección (o más o menos), cada miembro de este mundo puede adoptar para sí.
Durante todo este recorrido la música permaneció inalterable. Aunque explorada al máximo, invertida, revuelta, coordinada, siempre mantuvo las formas: su objetivo de comunicación y expresión.Pero hoy en día, ya empezando la segunda década del siglo XXI. Con más de 300 mil años de civilizaciones, la música se ha vuelto uniforme. Se ha convertido en un esquema inalterable en el cual, los músicos, envueltos en una encrucijada quienes, por supuesto, no tienen el desarrollo infinito y universal que la música presupone, han copiado viejas melodías con tal de pasar desapercibidos, de vender discos y promociones. De sentarse en las mesetas de la mediocridad a beber su champaña y esperar que ese hit obtenido, se convierta en el número uno, para poder seguir bebiendo, para poder tener una chica en su cama, etcéteras.
Allá ellos.
Hoy, IMFREAKALOT quiere obsequiarles a ustedes una breve lista de par de canciones que las une una misma melodía o un ritmo subalterno que la identifica con la otra, ¿inconsciencia?¿casualidad?¿intención? Júzguenlo ustedes, porque aquí les va.
En este ataque de los clones, veremos que las formas se repiten, que la música es una más allá de las intenciones.
Hagan esto: (Si tienen una computadora que se las banque). Pongan ambos videos, de las supuestas copias, y reprodúzcanlas en sincronización. Entonces, juzgarán ustedes mismos si se trata de alguna casualidad de la música o de la falta de originalidad.


Strawberry Fields For Ever – The Beatles
John, el esquizofrénico – Calle 13
Esta combinación es algo leve y caprichosa, la melodía inicial de la flauta en “Campos de fresa…” quien marca los primeros compases pueden fundirse de manera clara con el tono que marca el ritmo en “John, el esquizofrénico”.
Como verán, la universalidad de la música (sobretodo, si hablamos de los Beatles) permite comparar al rock psicodélico con el hip-hop, tan amplios los márgenes como la genialidad de Lennon y McCartney. Inconmensurables. De hecho, Calle 13 se permite jugar con algunos arreglos roqueros a través de la canción para trazar un esquema de comprensión con el modelo de “Strawberry Fields”.

"Strawberry Fields For Ever" - The Beatles


"John, el esquizofrénico" - Calle 13


Avril Lavigne – Complicated
Athlete – El Salvador
Dada la contemporaneidad de ambas canciones (las dos fueron concebidas con pocos meses de diferencia), no se puede definir si se trata de una copia o de una mera casualidad. La diferencia la marca la tónica que tanto Lavigne (o sus productores) y Athlete (banda británica) quisieron imprimirle a sendas canciones. Por un lado, “Complicated” se trata de un retrato pop de la adolescencia y fue concebida en 2002 como estandarte de esta joven para darse a conocer en el mundo del mainstream. Mientras que “El Salvador” (salvo por algunos arreglos electrónicos podría ser la copia más fiel de la canción de Lavigne), fue el intento sensiblero de esta banda que traía, allá por 2003, aires renovados (o no tanto) al pop británico siempre en vanguardia.

"Complicated" - Avril Lavigne


"El Salvador" - Athlete


The Beatles – Obladi – Oblada
The Offspring – Why Don´t You Go Get a Job
Nuevamente, la genialidad de los Beatles vuelve a ser evocada, homenajeada o algo por el estilo. No se llega a definir con certeza si, la aventura de los punkis Offspring es una imitación sarcástica a “Obladi Oblada”, el experimento de los Beatles con las líneas reggeas que llegaban a Inglaterra por aquellos años, o, si realmente se trata de una melodía que, por obra de la casualidad, se unen indefinidamente en los coros.
Lo cierto es que, dada las características de ambas canciones: saltos de eje dentro del repertorio usual de cada banda; sabemos quien lleva la delantera.

"Obladi Oblada" - The Beatles


"Why Don´t You Go Get a Job" - The Offspring


Blink 182 – Adam´s Song
30 Seconds to Mars – R-evolve
Escuchen con atención como empiezan ambas canciones. Y ahora, díganme si el rock no se aproxima a un destino inevitable de mortalidad. Sobretodo, si va de la mano de MTV y del nuevo punk de promoción. Acá tenemos dos productos tan parecidos como marquetineros, que, en su afán de convertirse en nuevas estrellas de la música roquera yanqui, convocan en sus notas el mismo resultado: una decadencia de composición, de originalidad y de patetismo.
Ni los gritos de Jared Leto (que actúe, que es lo mejor que hace), ni la seudo polenta de los Blink uan eiti chú, le dan un aire privativo a cada canción. Más de lo mismo, en el Imperio MTV.

"Adam´s Song" - Blink 182


"R-evolve" - 30 Seconds to Mars


Spirits in a Material World – The Police
La Bestia Pop – Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota
Aquí prevalece la subjetividad ante todo. Mis oídos perciben una métrica similar, que, por capricho o insolencia hacia estos genios de la música, me suenan iguales, clones de la música. Se trata, por un lado, de uno de las mejores canciones del trío comandado por Matthew Gordon Summer (Sting) y, por otro, de la versión carnavalesca con que se dieron a conocer los Redondos, allá, por mil novecientos ochenta y pico. A ambas canciones, los une tres años de diferencia (“Spirits” es de 1981 y “La Bestia Pop” de 1984), sin embargo, para decir algo a favor de mis compatriotas: esta canción es una de las primeras de su repertorio, cuando, tocaban en bares de mala muerte por La Plata a fines de los setenta.
O Sting, una noche de copas terminó en algún bar de 7 y 48 y se encontró con Indio Solari entonando esta canción o, las coincidencias de la genialidad tienen un punto en común que nosotros, humildes oyentes, no alcanzamos a dilucidar.

"Spirits in a Material World" - The Police


"La Bestia Pop" - Patricio Rey y sus redonditos de ricota


The Beatles - Wild Honey Pie
Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota - Masacre en el puticlub
Lo que cité antes puede ser refutado una vez que se me ponga frente a mis ojos (o a mis oídos en este caso) este “homenaje” que los Redondos hicieron a (nuevamente) los Beatles. Aquí ya no hay excusas, salvo por un tono más bajo de una canción con respecto a la otra. La composición del tema es exactamente igual. Entonces, todo lo que dije a favor de “La bestia pop” con anterioridad carece de sentido al escuchar la clonación que hicieron en “Masacre en el puticlub” con respecto a “Wild Honey Pie”, del maravilloso disco blanco. Si, son dos canciones completamente diferentes, pero las atraviesa la misma arquitectura en la composición.
¡Ay, si no fuera por esas notas descendentes que las hace iguales, yo tendría la razón!

"Wild Honey Pie" - The Beatles


"Masacre en el puticlub" - Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota


Red Hot Chili Peppers – Pretty Little Ditty
Crazy Town – Butterfly
Bueno, esto se trata de uno de los robos mayores del rock contemporáneo. Los Peppers, a través de años, nos han aportado nuevos ritmos, canciones e hitos que son imposibles de soslayar para la cultura roquera de nuestros tiempos. Mucho le han dedicado a esta empresa: sus discos son trabajados con una extenuante e intensa planificación. Desde aquellas odiseas de rock-funky de principios de los ochenta, extensas, atrevidas, sexys y virtuosas, a estos últimos discos que detallan la madurez y el brillo de Kiedis, Flea, Smith y Frusciante.
Pero nada de eso sirve si llegan unos batos, oriundos justamente de la California natal de los Peppers y con una par de arreglos, los copian y se suben al tren del éxito y la fama (mucho tiene que ver MTV) con su One Hit Wonder, “Butterfly”. No les bastó con plagiar algunas notas para su promocionada canción, sino que luego, imitaron su imagen: mucho músculo, tatuajes y desnudos.

"Pretty Little Ditty" - Red Hot Chili Peppers (a mitad de la canción)


"Butterfly" - Crazy Town


Laura Branigan – Gloria
Keane – Disco 2000 (Pulp)
Una, es parte del repertorio fiestero por excelencia. La otra, es una versión que los (ahora edulcorados) Keane utilizaron para homenajear a Pulp. Se trata de dos canciones totalmente diferentes, pero la concordancia se encuentra en los arreglos de los sintetizadores. Los une, indefectiblemente, un espíritu bailable, una suerte de marcha que culmina en el baile, en el mareo. Luego, se bifurcan, en los arreglos vocales y en la melodía. Pero, si se escucha con atención, ambas podrían ser parte del repertorio del mash up de cualquier DJ.

"Gloria" - Laura Branigan


"Disco 2000" (Pulp) - Keane


Oasis - Wonderwall
Green Day - Boulevard of Broken Dreams
Intenten ejercitar sus oídos por unos instantes. Antes que nada, reproduzcan paralelamente ambos hitazos de Oasis y Green Day, y verán que son iguales.
Probablemente, en el afán por consolidar un disco con espíritu Ópera Rock, los Green Day probaron colocar a sus canciones todas las influencias recibidas a lo largo de los años. Y en esa experimentación, llegaron a darle a su “Boulevard of Broken Dreams” los matices que caracterizan a toda la obra de Oasis. Un espíritu encallado en las bases de los Beatles, donde se encuentra como ejemplo más claro “Wonderwall”, su canción más identificable. Allí se encuentra el paralelismo entre ambas canciones: en el encuentro inconsciente con las notas de Harrison deslizándose por el diapasón. Entonces, ¿Green Day copió a Oasis? O, ¿ambos están empujados al vacío de sus composiciones por las influencias adquiridas?

"Wonderwall" - Oasis


"Boulevard of Broken Dreams" - Green Day



Rick James - Superfreak
MC Hammer - U Can´t Touch This
La versión de MC Hammer, un ignoto rapero ochentoso, mantiene las bases de “Superfreak” de Rick James, inclusive, con el consentimiento de éste. Hasta acá está todo claro. Sin embargo, ¿desde que punto de vista se podría apreciar una cosa semejante? Subirse al barco del éxito con una canción “extraída” a otro artista, en donde, ni por asomo se le buscó otra vuelta de tuerca. Está claro, que esta clase de artistas carece de cierto sentido de originalidad pero, ¿no podría haber reinventado la canción? Claro que sí. Esto es un choreo indecoroso, impune ante los ojos de todos nosotros. Porque lamentablemente, MC Hammer se ha beneficiado con todo esto. Logró un par de Grammys (es lo de menos), recaudó una cuantiosa suma de dinero y, como si fuera poco, hasta el día de hoy, lo venimos soportando en las radios que reivindican aquellas épocas de clásicos plásticos.
Banco mucho más la versión de Rick James.

"Superfreak" - Rick James


"U Can´t Touch This" - MC Hammer

1 crónicas póstumas:

Lola in Wonderland dijo...

Para aportar tengo esta bella canción de Latin Fresh, BATA BATA.
Y el hit de la patagónica rapera Sara Hebe TUVE QUE QUEMAR,que lo podés escuchar clickandome.