1. "Artaud". LUIS ALBERTO SPINETTA (O PESCADO RABIOSO) (1973)


Este disco se le atribuye a Pescado Rabioso (Spinetta, Lebón, Amaya, Cutaia), pero en realidad es un disco de Spinetta solista que contó con la colaboración de sus ex compañeros de Pescado.

¡Despojáte de la razón! – Te lo recomiendo – Empezá a abrir tus sentidos hacia lo más extremo. Empezá a creer en el instinto, en las ondulaciones y los golpes que ejercitan el corazón. No es tiempo de pensar, ni de construir teorías sobre la estructura, composición y filosofía de esta obra sublime del rock argentino (que digo argentino, universal). Porque lo que obtendrás son caricias, roces, soplos al alma. Imágenes construidas a partir de relatos oníricos, de epopeyas signadas por la belleza visual del texto y, como si todo esto no diera sus frutos, la composición instrumental de “Artaud” acaba con exprimir la sensatez, la experiencia inmediata. Todo está sumergido a una construcción de percepciones, impalpables, indefinibles, subjetivas y fugaces.
Cada milímetro de vinilo es recorrido por un vuelo surrealista que nos transporta a los escondites más secretos de nuestra imaginación. Cada nota, cada esbozo del canto-lamento de Luis Alberto Spinetta es, la experiencia más intima, más personal. Sólo el autor, el cantante, el expropiador de almas y nosotros, en la inmensa oscuridad del cuarto, acompañados por la música de este “Artaud” increíble y fundamental.
Spinetta, luego de sus expediciones con Pescado Rabioso, decidió emprender un viaje de aleccionamiento a Europa. Quien sabe si allí, habrá visto algo que lo cautivó, que lo conmovió, que lo llevó a esbozar su obra fundamental de aquellos tiempos.
Ya repuesto del viaje, comenzó a elaborar este disco, con los restos de Pescado y Almendra, con lo que vendría luego, Invisible, y con la prosapia de los genios se inventó nueve canciones en total, que son parte de esta odisea a través del subconsciente, a través de los sentidos y de las partes más inmunes de nuestra percepción.
Desde el manifiesto “Todas las hojas son del viento” uno se atreve a permanecer inerte ante los avances subrepticios de L.A.S., porque, desde la sutil melodía que recorre la canción, avanza esa experimentación entre música y sentido. Como un golpeteo galopante que emerge desde el corazón o, si no se expresa de esa forma, desde las vísceras, que manifiestan su hormigueo, en busca del destino final: la sien. Y allí comienza la aventura. El atrevimiento poético del cadáver exquisito en “Por”. El tenue “La sed verdadera”, abre paso al mítico “Bajan”. Luego, el comienzo del final. “A Starosta” himno beatleano de cadencia “White Album”, el superblues “Cementerio Club” y el hermoso y onírico “Cantata de puentes amarillos”. Todo es desborde de sentidos, los ojos abiertos recepcionados a imágenes inmaculadas, no antes vistas. Los oídos vencidos, la boca sedienta. Y las venas hinchadas, como un vientre femenino, como una tierra curtida.
El despojo es total y la vuelta a la realidad, luego de “Artaud” es imposible.



PARA ESCUCHAR Y VER "ARTAUD", DE LUIS ALBERTO SPINETTA

2 crónicas póstumas:

Anónimo dijo...

Just want to say what a great blog you got here!
I've been around for quite a lot of time, but finally decided to show my appreciation of your work!

Thumbs up, and keep it going!

Cheers
Christian, iwspo.net

Imfreakalot dijo...

Thanks for your comments.

Sólo soy un freak!