1. "Horehound" - THE DEAD WEATHER


Algo sabe Jack White de reinventarse, de abrir horizontes a su música, de no encajonarse ni encajonar a nadie dentro de un mundo reiterativo y superficial. Reencontrado con su viejo amor, la batería, comanda este nuevo experimento de rock y blues para hacerle frente a la ampulosa tecnología e ingeniería de estos tiempos, devolviéndonos a la esencia más pura del rock callejero, del rock garaje, del rock primitivo. Esta vez, rubricando su sello Glam en canciones que parecen sacadas de un disco de pasta de papá hippie, en donde los corazones palpitantes de estos jóvenes inquietos e intrépidos, se mueven sin fisuras a lo largo de un disco que desborda poder y sutileza, rudimentaria maquinación y violencia contenida, en una ensalada imprescindible que marca el rumbo de la nueva música roquera contemporánea. Así de simple. Nos encontramos ante una banda capaz de refugiarse en un lugar de privilegio, desde la oscura austeridad, sin extravagancias ni caprichos sonoros, para revelarnos el secreto de nuestro tiempo: la vuelta a las raíces, reminiscencias de aquello que perdimos en el sampler y en las coordenadas binarias, sólo ruido de guitarras súper amplificadas y distorsionadas, sólo, el lamento de una voz chillona frente al micrófono, sólo la consonancia magnética entre bajo y batería. Sólo, el rock de nuestros padres envueltos en aquellos viajes de música sinfónica echa con la más sana inconsciencia, con el más puro amor.
La otra parte de la mística la brinda la selección de músicos de gran reputación underground: la voz de W (o Alison Mosshart, de The Kills, referente femenina del nuevo punk), la guitarra y teclados de Dean Fertita (de los marihuaneros Queens of the Stone Age) y el bajo de Jack Lawrence (compañero de ruta de White en Raconteurs).
Vinilo y barro expuestos en su más pasional relato. “Horehound” abre el camino, mientras se despide una década, sobre como será el futuro, o mejor dicho, como fue lo mejor del pasado… reinventado.

"I Cut Like a Buffalo" de The Dead Weather

0 crónicas póstumas: