"STORYTELLING: COSAS QUE NO SE OLVIDAN" (2001) Todd Solondz


TITULO ORIGINAL: Storytelling
DIRECCIÓN: Todd Solondz
GUIÓN: Todd Solondz
REPARTO: Selma Blair, Leo Fitzpatrick, John Goodman, Paul Giamatti
GÉNERO: Comedia
AÑO: 2001
PAÍS: Estados Unidos
DURACIÓN: 87 minutos.



Análisis


“Storytelling” es la película que no todos quieren mirar. El trabajo de Todd Solondz, irrefrenable, sarcástico y perverso, nos hace reflexionar sobre las conductas humanas a través de un determinado contexto.
La película consta de dos partes. “Fiction”, un corto de 26 minutos. Y “Non-fiction”, un mediometraje. Ambas partes tienen un punto en común. El juego inquietante y soez en el que los personajes disfrutan, critican y padecen el molde en que ellos mismos aceptaron sobrevivir. Sin estructuralismos ni poesía. Solondz se centra en el núcleo de una universidad cualquiera, para ungir sus más sagradas armas: la ironía y las metonímias.
“Fiction” es un relato cerrado. No tiene una narración viciada por los recursos estéticos; sólo prepara el marco para el final. Presentación de personajes, diferentes actitudes frente a la vida, y, finalmente, la apoteosis. La última clase de un curso de literatura donde abundan los diálogos a velocidades extremas, herencia de Woody Allen, en donde se pone de manifiesto una crítica a las máscaras que ocultan la verdadera naturaleza del ser: el conflicto está dado por sí solo, no necesita refugiarse en algún detonante de la historia. Cuando se pone a una chica popular y ninfómana, a un profesor afroamericano pedante, a un paralítico, y a un par de mojigatas y nerds, el conflicto nace como fuerza propia e inalterable de las condiciones en las que el director expone a los personajes. Abundan las críticas a los prejuicios, la mojigatería, la falsedad, la competitividad, el racismo; factores que brotan por sí solos cuando se obliga a ser el mejor y a no descansar para conseguirlo.
“Non-fiction” altera ese mensaje, lo imprime solapado en el contexto de una familia burguesa de los suburbios yanquis. Emparentada con “Belleza americana”, la crítica está presente en el doble sentido, esta vez, centrada en el personaje del hijo: un perverso e hipócrita muchachito superinteligente. Nuevamente, el éxito como fin para obtener resultados, pero las desgracias (con las que, indefectiblemente, disfrutamos) empiezan a poner trabas en ese objetivo único.
La inteligencia de la película se basa en comprender que tanto la primera parte como la segunda no son partes del todo, no son dos episodios totalmente separados. Sino, ineluctablemente que ambos, guardados con la misma ironía perversa, se necesitan. Ambos esquemas son parte de la construcción de las sociedades occidentales y sus valores frívolos: la idealización, el materialismo y los prejuicios.

TRAILER DE "STORYTELLING"

0 crónicas póstumas: