"EL ODIO" (1995) Matthieu Kassovitz


TITULO ORIGINAL: La Haine
DIRECCIÓN: Matthieu Kassovitz
GUIÓN: Matthieu Kassovitz
REPARTO: Vincent Cassel, Hubert Koundé, Said Taghmaoui, Abdel Amhed Ghili
GÉNERO: Drama
AÑO: 1995
PAÍS: Francia
DURACIÓN: 95 minutos


Análisis


“El odio” podría haber sido “Ciudad de dios”, “La naranja mecánica”, e inclusive, “American History X”. Pero es “El odio”. La premonitoria película de Matthieu Kassovitz que se hunde en los suburbios periféricos de una París centelleante y apta para el turista. Aquí, los tres personajes (Said, un árabe, Hubert, un africano, y Vinz, un judío) están expuestos a ese contexto opresivo y marginal en busca de su libertad siempre frustrada por el derrotismo que supone el éxito. Criados bajo ese sistema que los relega, buscan irremediablemente escaparle a un destino que parece invitarlos al caos constantemente. El arma de un asesinato será el puntapié inicial para que el trío comience el escape hacia su destino: la lucha armada, el enfrentamiento innecesario con otros bandos, generado justamente por la intolerancia renaciente en cada esquina, en cada acto, en cada gesto.
Kassovitz no hace más que tomar con una probeta las consecuencias de años de olvido, de marginación, de ausencia de educación y de falsas promesas, obstruida por los desengaños que genera la intolerancia, la envidia y la soberbia.
El filme está absorbido por un constante clima de tensión, donde parece prevalecer el olvido y las tristezas de la falta de oportunidades, que, aunque se intente encontrar aquel camino, la represión se encarga de seguir alimentándolo. Entonces la formación de un ghetto será lo que los ampare de aquel entorno hostil, la carcasa perfecta e inviolable para contener sus propias inseguridades, sus propios miedos y como artefacto de protección en contra de todo lo que le es ajeno: otros grupos étnicos, policía, seguidores de Le Pen, el alcalde, etcétera.
Sin embargo, más allá de lo crudo y portentoso de las imágenes, que, con su tratado blanco y negro muestra sin miramientos ese odio rebasado; se desprende un sentido humanitario, y por tanto, una nostalgia incomprendida: a los tres amigos los une el amor. Eso es lo que los mantendrá unidos y protegidos unos de los otros. Es el arma más fuerte con el que podrán contar ante tanto estallido, ante tantos tiros, ante tanta persecución.

SI QUERÉS CONOCER MÁS SOBRE “EL ODIO” Y SU DIRECTOR, MATTHIEU KASSOVITZ, CLICKEÁ ACÁ , Y TE LLEVARÁ AL ANALISIS EN “UN MUERTO EN EL ROPERO”.

TRAILER DE "EL ODIO"

0 crónicas póstumas: