13. "Pelusón of Milk". LUIS ALBERTO SPINETTA (1991)


Spinetta a lo largo de su vida musical nos ha ofrecido insuperables formas artísticas, enigmas para resolver, anagramas sonoros, pétalos de una flor eterna, capítulos inconclusos. Elaborados con el magnetismo de su pluma, con la sensibilidad y anarquía de sus composiciones: paredes sintéticas de música introspectiva. En 1992, arrojado solo al vacío del autodescubrimiento, nos entrega “Pelusón of Milk”, un disco fundamental que reúne las partes de ese todo enigmático llamado Luis Alberto Spinetta.
Encargado de la puesta en escena del disco, donde toca la guitarra, los sintetizadores, teclados y la programación de batería, nos devuelve un disco austero, sin intenciones ambiciosas ni parafernalias. Es el disco más simple y regocijante de todos, quizás se trate de la respuesta a todos los enigmas planteados de antemano, durante toda su música.
Sirven de sábana para acurrucarse de antemano, las guitarras acústicas desperdigadas a lo largo de todo el disco. Sutiles, conmovedoras, llevadas bajo el sortilegio de las rimas universales que esboza el Flaco. De allí se desprenden pequeñas intenciones, sin animosidad de reiterarse, con la única roquera “Hombre de lata”, canción potente y filosa. Aperitivo mediante, Spinetta nos cuenta sus intenciones desde el segundo cero con “Seguir viviendo sin tu amor”, tema eterno, hit imprescindible, sincero y emotivo, como forma casual de la concepción final del disco. Una avalancha de climas austeros y misteriosos, fundidos en la más regocijante experiencia: la experiencia de conocer interiormente al artista más impresionante de nuestro rock, Luis Alberto Spinetta.

LUIS ALBERTO SPINETTA, "CIELO DE TÍ" (obvien el video del gato)

0 crónicas póstumas: