12. "Fabulosos Calavera". LOS FABULOSOS CADILLACS (1997)


La voz ronca de Vicentico puede sonar millonésimas veces hasta el hartazgo, acompañando siempre a las bases histriónicas de los vientos maquinarias, al ritmo frenético del ska de antaño. Con el tiempo, Los Cadillacs supieron perfeccionar la técnica, amasando una idea musical hacia un extremo diferente. Llevándola de la mano de un sinfín de recursos, de químicas no probadas, pasando por la probeta del entretenimiento y el delirio; y se reinventaron. Creando sonidos minuciosamente técnicos, ejemplares.
Hacia falta que sean conscientes de la calidad musical que su banda compone, de que (Flavio) Cianciarullo y (Javier) Minimal formen parte activa en la banda para despojar a la clásica fórmula. El resultado es una mezcla de ritmos de variada intensidad, una poética infinitamente distanciada de la anterior (metafórica, metafísica, oscura) y arreglos de toda índole; una presencia más aceitada de los instrumentos centrales, bajo y guitarra, y un adoctrinamiento necesario a la aguardentada voz de Vicentico. Todo eso y una paleta inusitada de sensaciones es: “Fabulosos Calavera”. Se mezclan, se distribuyen y ordenan de manera selectiva: postura tanguera, las bases melódicas jazzeras, el hardcore crudo, la guitarra tintineante del funk, canciones con reminiscencias a la chanson francesa y el lujo prominente (necesario) del glam rocker.
Es, el sello final. La huella necesaria para una carrera con altibajos, marcada por el éxito abrasivo que, por momentos, los desvío del camino musical, llevándolos al hit radial de dudosa calidad técnica. Es, además, el legado perfecto de una de las bandas más importantes de nuestra escena musical.

LOS FABULOSOS CADILLACS, "AMNESIA"

0 crónicas póstumas: