31. "Despedazado por mil partes". LA RENGA (1996)


De toda la gamma musical que ofrece el rock argentino – cada vez menos – podríamos decir que La Renga es la única banda que rescata lo más primitivo del hard rock. Salvando las distancias, su proximidad absoluta con AC/DC, Black Sabbath o Deep Purple, le abrieron camino en el mudillo musical como un power trío con arrabal porteño, con la furia sosegada de los relegados y gracias a su evocación constante al Indio Solari.
Sacaron tres discos al mercado donde, con más detalle se nota esa violencia contenida, la bravuconería y los deseos de superación. Pero no fue hasta 1996, cuando salió “Despedazado por mil partes” (error sintáctico. Sería: en mil partes) donde brotarían desde los suburbios y los teatros reducidos para transformarse definitivamente en una de las bandas más importantes de la escena local. Quizás, gracias al lanzamiento de canciones más emparentadas con lo pop (no como género, no se asusten) como “La balada del diablo y la muerte”, “Psilocybe mexicana” y “Veneno”, o quizás, por la calidad sonora y más estructurada de este disco, haciendolo más agradable sonoramente, más elaborado y donde el Chizzo Nápoli logra una mayor contundencia poética que en sus antecesoras canciones.
Sin embargo, detrás de toda la materia cruda de La Renga y su “Despedazado por mil partes” se encuentra el verdadero espíritu rockero sin escrúpulos, dispuesto a rodar la maquinaria en donde las guitarras distorsionadas y superamplificadas llevan la delantera.

LO FRÁGIL DE LA LOCURA, LA RENGA

2 crónicas póstumas:

JOSE LUIS MERCADO dijo...

fotos de tokyo me mata, buena mr!!

Imfreakalot dijo...

Pedrito es un genio. Ya lo demostraba en Serú Girán con sus efectos con el bajo. El producto está a la vista: Fotos de Tokyo, imperdible.