21. "Oktubre". PATRICIO REY Y SUS REDONDITOS DE RICOTA (1986)


Algo se desprende al hablar de la magnitud de los Redondos. Empujado por la ambigüedad que despierta esta banda, la más importante en la Argentina. El suceso alcanzado por Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota es sólo comparable a fenómenos sociales como el fútbol y el peronismo, y que a su vez, sea una banda, pese a la globalización y al mercantilismo, que se mantuvo hasta último momento como una banda independiente y lejos del mainstream comercial. Esto alimenta más al mito.
Sólo se comprende desde un punto de vista, los Redondos son y serán la voz de los jóvenes perdidos, los poetas de la resistencia, los que mantienen viva la llama de la utopía: el músico autosuficiente, creativo y multidisciplinario.
Luego del fenómeno “Gulp”, que colmó las radios a principios de los ochenta, cuando se respiraba en el país el retorno a la democracia y en cada rincón, los artistas renacían entre libertinajes y talento. Los Redondos, encabezados por la pluma mágica y contestataria de Carlos Indio Solari, llegarían a su primer disco suceso: “Oktubre”. El disco necesario para comprender la realidad, para saber hacia donde debemos conducirnos. Un trabajo de exhaustiva sociología y de pura sangre racional.
“Oktubre” se ha convertido en el disco pancarta de las nuevas generaciones, el disco-cuento y moraleja que ha revivido la llama aniquilada por la ignominia militar del compromiso social. Que con el tiempo, el menemato y el neoliberalismo se encargaron de volver a aniquilar.
Aún así, la masividad del disco, aunque se haya hecho a pulmón con los peñiques necesarios, ha logrado mitificar al Indio, Skay y La Negra Polly como los estandartes de una necesaria revisión.
El premio es la inmortalidad de algunas de las canciones, “Ji ji ji”, “Fuego de octubre”, “Música para pastillas”, “Preso en mi ciudad” y “Divina TV Führer”.

PATRICIO REY Y SUS REDONDITOS DE RICOTA - CANCIÓN PARA NÁUFRAGOS

0 crónicas póstumas: