48. "Alta Suciedad". ANDRÉS CALAMARO (1997)



Montado en la bicicleta del éxito, sumido en andas de la crítica y el periodismo, y enfundando la espada demonizante del antagonista garciano; Calamaro sigue la línea expresada en su obra máxima: “Honestidad Brutal”. Rimas pegadizas y concienzudas, bases melódicas, espasmos autocráticos.
“Alta suciedad” es el disco definitorio en la carrera de Calamaro. En la cresta de la ola, en el lugar de privilegio otorgado por terceros, en su cenit artístico, en su mayor momento de excesos.
Se entrechocan de manera simultánea los ultramegahits con doble sentido: “Flaca” y “Loco”, con canciones que ponen al descubierto lo que Andrés trata de sabotearse siempre: el espíritu creador, la autorepresión de su pluma, o, quizás, la excesiva búsqueda por superarse y en ese trance, llegar a momentos realmente contraproducentes.
Los puntos altos son, casualmente, los más austeros: “Donde manda marinero”, “Media Verónica” y “Crímenes perfectos”, también ultramegahits pero con un tratado especial. Es ese el Calamaro auténtico, simple, responsable, franco.

ANDRÉS CALAMARO - DONDE MANDA MARINERO

0 crónicas póstumas: