44. "Eco". WILLY CROOK & FUNKY TORINOS (1998)


Existe alguien a quien respeto mucho dentro del rock argentino. Ese alguien es Willy Crook. Quien nunca se amoldó a nada, siempre empujó desde el fondo, nunca ganó los aplausos populares, nunca manejó una banda ni lo quiso hacer, siempre gobernó su destino musical a antojo. De allí logró forjar con total magnetismo su carrera como frontman de la escasa actividad funk de nuestro país.
Luego de participar en Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota en sus dos discos claves, “Gulp!” y “Oktubre”, naufragó por los mares del anonimato aportando a través de su saxofón columnas de humo a varias canciones nacionales; luego, se volvió a perder entre el ruido de los demás.
Hasta que en 1995 graba su primer disco en solitario, llamando la atención de la crítica, moviéndose por los subterráneos lugares culturales de Buenos Aires, llevando la palabra funky como una pequeña hormiguita que discurre entre la multitud. Dos discos más tarde, Willy ya se ha convertido en el referente número uno de los ritmos no tradicionales dentro de nuestro rock. “Eco” de 1998, es el retrato fiel de su espíritu aventurero, del estado más puro de creatividad y libertad a las ataduras que infringen las grandes compañías discográficas. Grabado con más de veinticuatro músicos colaboradores, el disco conjuga funk, soul, bossa-nova, rock y reggea, con estupenda aceleración, combinando climas espesos con aquietados ambientes. En donde deja canciones cantadas con su aguardentada y sugestiva voz en verdaderas odas sensuales.
Este disco tuvo la particularidad de editarse doble, donde venía acompañado un disco del notable guitarrista Juan Valentino con su banda, Valentino Jazz Bazar.

"Eternity" con unas fotitos. Me hubiera gustado poner "Back to life", "Inside me" o "Never" pero no existen en la internet.

0 crónicas póstumas: