"ONLY BY THE NIGHT" - Kings of Leon


Este disco fue presentado en Estados Unidos a fin de 2008. Por razones de distribución, fue presentado en Argentina en Agosto de este año.


EL TIEMPO DE LAS SUTILEZAS
Se siente un eco profundo de una guitarra. Se siente un ritmo cansino, pausado y algo pronunciado. Es el mismo eco que hace que las cosas se vayan acomodando de apoco, reiterándose hasta acabar infinitas veces en el mismo lugar. La pulsión se hace insignificante a medida que el cruce paulatino con la explosión se hace latente.
Todas las bandas que trascendieron en este planeta tienen un disco. El disco que fomenta su libre albedrío, su imagen productiva, artísticamente hablando. “Only by the night” es EL disco de Kings of Leon. El señuelo perfecto que marca el cambio, la nueva vuelta de página, la ruta profunda e insondable donde, de ahora en más, los de Nashville transitaran con inusitada calma, con algo de virtuosismo y sobretodo, una consciencia absoluta y rígida sobre su música.
Las guitarras cobran protagonismo, por eso identificamos a los Leon como tales. También por el canto profundo y algo asimétrico de Caleb, uno de los hermanos. Sino produciría un efecto contradictorio y alejado de la realidad, de lo que nos ofrecían los Kings of Leon en sus antecesores discos. Ya no hay poder que baste, ni las guitarras sincopadas y eléctricas que se movían frenéticas de principio a fin de cada canción. Ahora, parecen maduramente cuerdos. La arquitectura toda del disco está perfectamente planeada, como ficheros que se van encajando unos a otros para completar una descarga simbiótica.
Su debut rutilante en “Youth and Young Manhood” es la alegoría perfecta a ese grito juvenil de rebeldía. Todo era descontrol. Canciones orientadas al desborde sinfónico y a la poca complejidad. En su segundo disco, prueban que son capaces de poder ahorrar todas las baterías, todos los cargamentos pesados y se animan a unificar canciones de corte ranchero y baladas pop. De esta manera, en “Aha Shake Breakheart” empezaron a encontrar el camino más cercano a un sonido clásico que mixturan con nuevas herramientas tecnológicas.
Su tercer disco, “Because of the Time”, es el híbrido perfecto entre el sonido primitivo de la banda, en el que apelan a canciones con reminiscencias ruteras de Creedence y componen poderosas baladas de fines de los ochenta, en clara alusión a Whitesnake o Def Leppard. Y allí termina el recorrido y comienza uno nuevo. Ese tercer disco ofrece muestras de un acabado compacto en “Only by the Night”. Ya no juegan a ser los rockeros desbordantes, a los subrepticios cambios rítmicos. Complejizan su sonido en base a fuertes impresiones emotivas, características de un paso más maduro dentro de la (su) música.

KINGS OF LEON - ONLY BY THE NIGHT MOVIE TEASER


TRACK A TRACK
“Closer” abre el disco como pequeñas gotas que caen desde el cielo hacia un charco. Luego, las guitarras comienzan a bifurcarse y distribuirse ruidosamente por toda la canción. Maravillosa batería que marca el compás de la canción. Una melodía sensible.
“Crawl” sigue el estilo que empieza a moldear el disco. Nuevamente las guitarras están putrefactas para luego abrirse paso en la claridad. Un ritmo ameno marca el estilo que los Kings of Leon perduran a través del disco.
“Sex on Fire” arranca como un tema más del repertorio, siguiendo la linea de sus antecesores hasta que la batería irrumpe con su ritmo sincopado, dando una impresión ska a mezzotempo. Las vibraciones van en aumento hasta el estribillo, digno de un buen hit radial.
El siguiente es una canción que va directamente a colmar las estaciones radiales. Su mecánica es simple: una intensa melodía, una voz tenue y ensordecedora, un estribillo pegajoso. “Use Somebody” va derecho al hit de buena y emotiva manera.
Llega el punto en que, a los Leons, se le pide otra cosa. “Manhattan” repite la fórmula de sus antecesores tracks. Esta vez, la preponderancia la tiene una sutil línea de bajo que marca el estilo y se diferencia de los demás.
La nota la da “Revelry”. Un sonido casi inexistente, se hace impalpable la presencia de algún instrumento, la voz hace todo. Y a esto, se le suma un pequeño arreglo tecnológico con una base electrónica. Un cambio radical. Un sutil cambio.
La emotividad sigue marcando el paso de este disco a medida que avanzan las canciones. No distan mucho de otras salvo por pequeñas conjunciones y arreglos bien logrados. “17” es la continuación, no solo cronológica sino conceptual de “Revelry”.
Al escuchar “Notion” entendemos definitivamente el concepto. Los Kings of Leon no quieren volver a sus fuentes, al rock crudo y manifiesto de sus discos anteriores. Esta bonita canción parece ser un homenaje a los sensibles temas de The Killers. Proponen una manera distinta de ritmo: cansino, frugal, omnipotente.
Si en “Revelry”, los Kings of Leon parecían no hacer ruido para que no pase desapercibido el sonido de la voz. “I Want You” lo supera. Tres lineas de audio marcan el ritmo. Una guitarra a dos notas, un bajo insignificante y el ritmo que impone cencerro y redoblante. Simpleza casi naif.
Y el disco se va despidiendo de manera etérea. De la misma forma en que arrancó. “Be Somebody” pasa mezclando gélidos ritmos como protagonista, deshaciendo cualquier atino de explosión. El cierre no podía ser mejor. Termina de darle un epílogo perfecto al concepto musical de “Only by the Night”. “Cold Desert” es redundancia implacable de lo que la canción representa.

YOUTUBE OFFICIAL CHANNEL

WEB OFICIAL

KINGS OF LEON EN MY SPACE

0 crónicas póstumas: