KARLHEINZ STOCKHAUSEN



Gigante en pensamiento y acto, Karlheinz es, ante todo, creado maléfico de obras geniales. Digitalizó la música clásica, armonizó la música electrónica, le dio vibratos roqueros a la acústica y acustizó serialmente a la bestia pop. Frío como buen alemán, Stockhausen es conocido en ámbitos tan variados como incongruentes. Es uno de los compositores más influyentes dentro del siglo XX junto a Gyorgy Ligeti o Pierre Boulez, gracias a su innovadora visión musical. Su impronta basada en el dodecafonismo, virtud dada a los grandes genios musicales ya que requiere el conocimiento intensivo de las partes, utilizando todo el espectro musical. Esta estructura permite generar variadas intensidades melódicas y armónicas que generan disímiles caracteres a la obra.

¿Freak? Por innovador, por ser parte de un movimiento profano para la formalidad y pompa clásica, para el maese de smoking y el rasgador de violín, con su bigotín impoluto. El orquestador digital de mangas enrolladas y sudor en la frente. Freak inolvidable de la cultura contemporánea.


0 crónicas póstumas: