DICK EL DEMASIADO



¿Qué decir de Dick el demasiado? Retro-arte-suburbio-chic-glamoroso-tropical. Es como lanzar una palabra al aire, sin pensar, aleatoriamente, inventar sobre el momento: wasubadubasadai. El invento perfecto para esta clase de días en los que nada se sabe, todo se experimenta y nada se calcula con premeditación. Los tiempos que corren se prestan para el cambio, asesino de la métrica y de cualquier profusión armónica. Se instala entonces el deseo carnívoro, antropófago social: música de doble sentido, al límite de la nada, en el borde de “algo” que debiera ser pronunciada como tal.

La computadora y los efectos de sonido hacen el resto. Dick el Demasiado es, abrir las vísceras de un hombre y comerlas ahí nomás, en el crudo momento de su matanza. Es exceso de surrealismo (no por fundamentalista de este movimiento, exceso por traspasar), incoherencia y sátira felliniana. Brujas, bichos y serpientes.

0 crónicas póstumas: