18. TRACEY THORN


Mucho antes de que las discotecas se llenaran de sudor, de lágrimas y de botellas de agua. Una voz partía al medio el sentido de la música electrónica: un híbrido entre la dialéctica fantasma de las canciones románticas y el sopor infatigable de los discos tocados. Esa voz, profunda e hiperactiva era la de Tracey Thorn al ritmo de “and I miss you, like the desert miss the rain…” Donde irrumpía con un sermón nostálgico a un amor perdido. Poco importaba por cierto, el ritmo era más fuerte e incitaba a las masas a dejar la vida en el piso. Luego, no se supo más de ella.
Cuando dos años después, entonó “Protection” en el disco homónimo de los grandes del mezzotempo Massive Attack y realmente nos dimos cuenta de algo: - ah, esto va en serio.
No es una megaestrella, pero su enigmático canto es argumento valedero para destruir fronteras prejuiciosas, para no catalogarla dentro del género romántico-electrónico. La chica Thorn es una gran cantante, y aunque invisible sabemos que cuando aparece con algo nos deleitará.

0 crónicas póstumas: