17. NINA PERSSON


Melodías encariñadas con un devenir azul profundo, los de sus ojos. Las palabras se disparan de su boca como látigos de terciopelo, que lastiman encubiertos, que desangran al clavar el filo de su hoja en los oídos: pero Nina Persson, cantante de The Cardigans (aunque también solista con A Camp), esconde tras la postura inocente y la mirada lejana, un suspiro trágico. Los dichos que duelen provocando conmoción, revestidos con el más despiadado de los disfraces, la dulzura, el encanto.
Ni siquiera las estrepitosos riffs de la guitarra que sabotean su performance pueden con ella; los toques sutiles (las dagas) se lanzan al vacío, finamente recubiertas. Y la voz agridulce de Nina retumba en todos los recovecos.



0 crónicas póstumas: