11. TINA TURNER



Las piernas del ¿rock? Las amigas del lamento y los suplicios, la del grito afónico, ensordecedor. Tina Turner, a fuerza de aquellos gemidos se convirtió en algo más que un par de canciones pegadizas, canciones rueda, cíclicas, sinfín; devenida en reina, ¿de qué? Bueno amigos, su voz es el principal elemento que suma, o pone la piedra fundamental, de la construcción exacerbada del mito. Agregándole dosis de circo, sexualidad y brillo, mucho brillo a sus canciones se ha creado la leyenda.
Tina Turner es leyenda, más por lo que se escribió que por lo que se escuchó. Más por lo que se percibió en escena (repito, sexo, glamour y griterío) que por lo que se sintió, intrínsecamente. Igualmente, este humilde servidor sigue creyendo en ese mito; en Tina Turner y su voz, bueno… más o menos. Después de todo, algo se merece.

0 crónicas póstumas: