FEAR AND DESIRE (1950)

Género: Bélica
Reparto: Frank Silvera, Kenneth Harp, Paul Mazursky, Stephen Colt.
Guión: Stanley Kubrick.
Producción: Stanley Kubrick.
Música: Gerald Fried.
Fotografía: Stanley Kubrick.

Durante una guerra ficticia, en un país no identificado, cuatro soldados se encuentran tras las líneas enemigas después de estrellarse el avión en el que viajaban y deciden construir una balsa y navegar por un río cercano las 6 millas que les separa de su territorio. Por el camino encuentran a una joven que despertará en ellos sus más bajos deseos.

Luchadores de la mente, guerreros de un lugar que no existe, que pelean con ideales que no se pueden descubrir son puestos en relieve, en una época caótica, entre las ruinas de un pensamiento lúcido que estalla con las bombas y muere en cámaras de gas.
Una paradoja indiferente, una guerra que carece de sentido cuando no se lucha por nada y cuando se es preso de su propia condición, entonces, se acometen actos que rozan la irracionalidad, que siembra un camino inmoral hacia un lugar de estrecho reconocimiento.
La mujer, quien encarna el objeto de deseo (la libertad, quizás) de sus propias existencias que parece no tener escapatoria, encerrados en un laberinto en el que ellos mismos se encerraron.
Entonces, se hecha mano a una guerra de prevalencia, a favor de la conquista de la mujer (la libertad), empleando ciertos artilugios: de Casanova, ignominiosos (para el caso, lo mismo), el ser humano se enfrenta y se alía, siguiendo el viejo precepto: “el ser humano se reúne cuando tiene un interés común, un enemigo identificado”.
La cinta no presenta demasiados matices. Son las primeras (y primitivas) ideas de Kubrick en las que comenzará a replantear la condición humana en situaciones adversas, en la lucha continua con su propio yo y el entorno.
Si bien, es una obra amateur, el tratamiento narrativo y de montaje es correcto. Son los primeros avances (con sus desaciertos correspondientes) donde el artista empieza a formar la pieza, a amasarla, a moldearla. El punto que más sobresale en la película es, sin dudas, el tratamiento sonoro. Como en toda película kubrickiana, los matices musicales que acompañan y desacompañan a la vez lo visto, lo expuesto, lo especificado, dan muestra de su sentido geográfico para imponer algo en un lugar.

ANECDOTARIO
Más tarde, catalogado por el mismo Kubrick como una obra “amateur”, a propósito de esto, trataría de comprar todas las copias existentes para luego destruirlas. Es por esto que a la fecha, existen dos copias originales guardadas en el museo de fotografía de Nueva York, George Eastman House.

Dato IMFREAKALOT

No existen copias ni subtituladas ni dobladas al idioma castellano. Para verla, si se entiende algo de inglés, existe una versión subtitulada al italiano en youtube.

0 crónicas póstumas: