4. KEVIN SMITH





No sabemos bien que sustancia alucitrópica tomó Kevin Smith la noche que decidió escribir “Jersey Girl”. Lo que sabemos es que su trama, tan alejada del cine de culto que supo conseguir gracias a su gran relación con el público adolescente-juvenil, es una fotocopia a color de toda comedia romántica en la que se repite de manera cansadora los mismos niveles de comprensión y de llegada: personajes estereotipados, secuencias trilladas, diálogos poco sustanciosos, final Made in Hollywood (gracias Woody por esa frase). Lo que si sabemos y esperamos al ver el film es que cualquiera se puede sentir capaz de escribirla. Es increíble admirar como uno, como espectador, puede prever, anticipar cada unidad de acción. Nos sentimos capaces entonces, de ser un gran guionista de cine comercial.

“Jersey Girl” (o “Una Chica de Jersey”) es lo que un director aclamado no debería hacer con su carrera filmográfica. Es el paso intermedio entre el tedio y la debacle, en donde la puesta en escena de una comedia simplona acaba con la filosofía que promueve: estimular a un público que permanece acallado, relegado. En ese intento, Kevin Smith, supo construir, gracias a sus particulares comedias en las que critica y analiza los contenidos dados a los adolescentes como parte de una manada que merece ser educada. A partir de eso, se mete en el subconsciente juvenil para indagar las inquietudes, los movimientos subterráneos que los agrupan, y expone su mirada ácida, con precarios recursos, la revalorización de su cultura. Ese era el Smith de antes. El mismo que creó “Clerks” (“Cajeros”), su más aclamada película, en la que desestima los patrones de un cine ostentoso para recrear una atmósfera de constante subversión juvenil. La trama es sencilla: La vida de un empleado tras una caja registradora. La película consta de varias escenas, ágiles, en las que se hace pleno énfasis en los diálogos. Tan simple como eficiente. Smith no necesita de una superproducción para exhibir a un sector abnegado de la sociedad, su espíritu crítico.

Aplaudido, consagrado, Kevin Smith se sentó con un par de productores adinerados y escribió “Jersey Girl”, el resto ya está comentado. Los matices y contrastes de su cerebro, el lado derecho y el izquierdo, su parte creativa y sediciosa versus ese sentimiento de expropiación de género que no le pertenece.


Clerks


Jersey Girl

0 crónicas póstumas: