14. RUSH




La soberbia magia, la libertad espiritual y musical que nos ofreciera Rush a lo largo de decenas de discos que traspasan la excelencia se ve sitiada, reducida, manoseada por un disco de desesperado contagio forzoso por salir del anonimato. Esta banda canadiense compuesta por brillantes músicos que se ha valido de carácter, expresión y respuesta ante los patrones musicales aptos comercialmente hablando, parece que ha bajado sus armas en esta guerra sin tregua y cómplices de algún productor azucarado de dinero les hizo cruzar la línea indebida. De esta manera, han colisionado contra un muro más fuerte que cualquier pensamiento: el comercial. “Roll the Bones” el disco menos elaborado artísticamente nos devuelve, al escucharlo, una impresión de que han tocado la tecla del pop inexpresivo, haciendo añicos ese lazo incorruptible que los aliaba con sus seguidores, ese sentimiento inescrutable que atravesaba el pecho contagiando emoción, energía y vuelo artístico representada en canción.


Limelight

ALBUM: Moving Pictures

Roll the Bones

ALBUM: Roll the Bones

0 crónicas póstumas: