14. TIM BURTON





Quizás Tim Burton sea el menos merecedor de este premio-castigo. Es probable que sea él quien tuvo que lamentarse una y mil veces por haber contribuido al espectáculo flojo, a la mega producción carente de sensaciones, de expresividad. Justo él, que gracias a su visión artística, estética, creador de mundos inimaginables, dotados de un oscurantismo esotérico. Del héroe de ultratumba, de la reivindicación de los relegados, el marionetista del pesimismo.

Y esa suerte de oscurantismo que dotó a sus primeras y más extravagantes (no por ello excepcionales) primeras películas, sumado a la baja recaudación en taquilla, los dueños del mundo cinematográfico lo etiquetaron de subversivo, de “ese” que transmite un mensaje suicida a los niños. En una suerte de lavada de cara, pese a su ánimo desatinado, contrato en mano, lo pusieron al frente de la mega producción fallida, en todo sentido, “Mars Attack!”. Un apocalíptico film en tono ¿cómico? En que se relata la conquista marciana de la tierra y en el que desfilan grandes actores como Jack Nicholson, Glenn Close y el ex – James Bond que ahora no recuerdo su nombre. Catastrófico, como también el destino de su carrera.

Pero, es ahí cuando los grandes creadores-directores sacan pecho y pelean contra el más bravío: Tim Burton se reinventó y luego de esos errores cinematográficos nos transportó de nuevo a su mundo mágico: “Big Fish”, “Charlie and the Chocolate Factory”, “Sleepy Hollow”.


Beetlejuice


Mars Attack!


0 crónicas póstumas: