Puesto 84. "The Cure" (2004) THE CURE


Desgarradoras emulaciones de supervivencia, la pena transitoria en lo oscuro de un alma. El eco envolvente de una lágrima que rebota en el asfalto, tristeza, melancólico romance, en lo negro de las fragancias. Con el contenido humano, visceral, carnal de la oscura visión de la vida, vuelve The Cure para seguir desarrollando su estado de descontento con esta aventura desconcertante e incógnita de vivir. Sin nuevas fórmulas, la banda de Robert Smith presupone ante el auditorio ese método mecánico que conduce sus canciones. Oscuridad perpetua, lírica nostálgica, reverberaciones guturales y ese sentimiento arraigado a la fina esencia de The Cure donde conjugan canciones de alto contenido poético con la sinrazón figurada de trampa mortal, de eterno sufrimiento. Este disco homónimo es la presentación y final, hasta ahora, de la bandera negra izada durante los ochenta, flameando sobre las tinieblas, símbolo de una era.
El agradable compendio de expresiones góticas a través de canciones hacia un túnel de excelencia musical donde Smith y los otros despliegan todos sus recursos ya probados, efectivamente, dando a rodar un disco compacto, de mística representativa.
De 1 a 10: 7 puntos.

0 crónicas póstumas: