Puesto 66. "Chinese Democracy" (2008) GUNS ´N´ROSES


Tanto se habló. Tantas suspicacias despiertas alrededor de Axl Rose. Que murió, que estaba en un loquero, que había sido atrapado por la Interpol vendiendo drogas. Lo cierto es que pasaron 15 años del último y decepcionante disco de Guns´n´Roses, “The Spaghetti Incident”, y tras él, el final esperado de la banda estandarte, del monstruo roquero que se fagocitó a si mismo, dejando himnos que se inmortalizaron en el tiempo gracias al prodigioso derroche de talento de ese grupo de músicos alineados tras Axl Rose y Slash.
Quince años después y varios intentos de lanzamiento del disco entre medio, sale inesperadamente “Chinese Democracy”, que, ante todo, es un disco de Axl Rose y nunca debió editarse bajo el nombre de Guns´n´Roses. Pero ante la mirada crítica de los que se encargan de escuchar el disco una vez para después llenarse la boca denostando a Axl Rose, yo firmo y reafirmo con mis más severos argumentos que es un disco sorpresivamente excepcional.
Está claro que no logra ni arañar lo conseguido por la banda con “Appetite for Destruction” o el doble “Use your Ilusion”, pero es una intentona de reinvención. A las clásicas canciones centradas en las guitarras distorsionadas, Axl logró lavarle la cara, aggiornándolo a un sonido “moderno”, aunque por momentos parece abusar de este recurso.
Tiene puntos sobresalientes, pero también contiene dos o tres canciones que son un manotazo desesperado por un cambio estilístico que no convence, dejando impreso una chirle versión de algo que podía haber sido maravilloso.
Es un extenso y reivindicativo disco. Es la muestra de que Axl no era un ídolo fugaz, sino un músico excepcional con visión realista de lo que el rock trae aparejado.
De 1 a 10: 7 puntos.

0 crónicas póstumas: