Puesto 65. "Sea Change" (2002) BECK


Beck es un músico que marca tendencia. Gracias a su gran poder camaleónico es capaz de realizar trabajos totalmente diferentes unos de otros. “Sea Change” es una sobrada muestra de esta teoría, donde nos deja según sus cambiantes estados anímicos, su mirada estrafalaria de la vida. En este disco, se pone serio y guitarra acústica en mano, se despacha haciendo una banda de sonido de su vida en pareja. Cada canción refleja las mutaciones que se producen a lo largo de una relación amorosa, desde la maravillosa unión de dos personas que se despiertan cada mañana, con el sol sobre sus cabezas, sintiéndose complementos hasta la trágica y desesperada ruptura. Cada canción es una porción de esa vida, reflejada a través de la pluma sarcástica de Beck.
Es el relato de un hombre desesperadamente enamorado, la declaración de principios ante la mujer soñada que de un momento a otro pasa a ser recuerdo. Beck, en este disco, nos regala poéticas canciones que reflejan un claro sentimiento de aversión por lo irrecuperable, despachando melancolía, insomnio y soledad.
Esta obra es el contrapunto de Beck como artista, el lado sensible y carenciado de un artista acostumbrado a deslumbrarnos por su mirada hilarante de la vida. Es, desde el sentido más superfluo, una banda sonora de todas las relaciones amorosas. Donde transmite todos esos sentimientos que un ser que ama a otro puede sentir.
El punto negativo de este disco es que por momentos se vuelve reiterativo en la coalición de sonidos, por ende se torna aburrido. Pero globalmente es un disco que muestra la sobrada capacidad de Beck como intérprete y compositor.
De 1 a 10: 7 puntos.

0 crónicas póstumas: