Puesto 62. "Próxima estación: Esperanza" (2001) MANU CHAO


Si pusiéramos en un recipiente todos los rostros del mundo, con sus diferentes rasgos, sus problemáticas, sus contextos y entornos, probablemente el músico que identifique y una a todos esas miradas será Manu Chao. Su segundo disco como solista lo muestra nuevamente por el camino de la unificación de la raza humana. Con su música, internacional reúne un surtido de ritmos étnicos que, sin matizarlos, en estado puro los pone al servicio de su letra de protesta, de canto hermandad, de profunda sinceridad. Sumado a la fórmula ya probada y que ha caracterizado su música, inclusive cuando era parte de Mano Negra, los audios originales de las radios de distintos países. Esos audios le dan un matiz especial a sus canciones. Nos transporta al lugar que Manu Chao quiere que lleguemos, ese recorrido nos hace reflexionar sobre la condición en que estamos inmersos todos los habitantes de este planeta. El sentido de la distancia se acorta y hace que nosotros apreciemos que también nuestra hermandad es más cercana, que no somos razas opuestas, separadas, indiferenciables. Más allá de que lo geográfico nos separe, hay algo más intrínseco, más profundo que la propia vida, en el fondo de nuestro ser que nos une, espiritualmente.
“Próxima Estación: Esperanza” es un recorrido en el transporte que prefieran a través de un reconocimiento con el mundo y por supuesto, con nosotros mismos. Un descubrimiento de nuestra naturaleza como humano.
De 1 a 10: 8 puntos.

0 crónicas póstumas: