Puesto 52. "Youth" (2006) MATISYAHU


Traducido al criollo. Un norteamericano que le pintó la espiritualidad, prosperó musicalmente y empezó a grabar discos con fuerte temática judaica, combinando estilos reggea, dub y hip-hop. Básicamente, eso es Matisyahu. Lo concreto es que al margen de cualquier diferencia de culturas, etnias, ideologías y religiones, se ha logrado posicionar en un mercado competente a través de una prosa ligera, sutil y emotiva, que no solo evoca a sus arraigadas tradiciones religiosas, sino que incita e invita a los jóvenes a participar activamente a la milicia política o religiosa, cualquiera sea su condición; de allí el nombre de su tercer disco, Youth. Gracias a un buen argumento musical, que se ve respaldado en sus poderosos y extrovertidos shows, Matthew Miller (nombre anglosajón del músico) confirma su ductilidad de combinar poesía con melodía, bajo una emotiva métrica, coloreando un esperanzado mundo posible de cruzar. Barriendo cualquier barrera y mostrando que el mundo se puede modelar de acuerdo a nuestras posibilidades, obviando nuestras diferencias, aceptándonos cualquiera sea nuestra condición: Es posible, dice Matisyahu.
La cuestión es que este disco, fundamentalmente, es una buena obra que distingue al músico con un sello propio, al margen de su mensaje, combina buenas melodías que se perciben en una búsqueda que intenta generar un paralelismo con la línea lógica de su lírica.
Es un aire esperanzador, un disco de buenas canciones, completo, que irradia buenas conexiones musicales con una bandera revolucionaria que pide a gritos paz y clemencia.
De 1 a 10: 8 puntos.

0 crónicas póstumas: