Puesto 43. "Stadium Arcadium" (2006) RED HOT CHILI PEPPERS


Salen, la destrozan, se esconden, vuelven a aparecer, decepcionan, cambian, se mutan, se reinventan, congelan el tiempo, se reagrupan, la vuelven a destrozar. Si trazáramos una línea del tiempo alrededor de los Peppers encontraríamos todos esos matices. Es, una de las grandes bandas de los últimos tiempos, no cabe duda de ello. Pero como todo movimiento artístico, cultural, se va consumiendo con el tiempo es necesario evolucionar para readaptarse a los nuevos patrones. La reinvención de los Peppers llegó con “Californication” del ´98, donde abandonando su primitiva esencia del funk explosivo y metalero, se centraron en montar canciones de éxito permanente, huellas floreadas de misceláneo matiz. El disco subsiguiente quedo atrapado en esa telaraña magnética llamada reiteración y por su repetitivo devenir ya se auguraba para los Red Hot Chili Peppers una pronta separación.
Pero el disco nuevo llegó y en doble versión, nos entrega la vieja química de los Peppers con un sinfín de canciones pegadizas, varios melodías lentas con ese toque mágico que le aporta un cuarteto de excepcionales músicos donde siempre, aunque se haga lo imposible, sobresale el bajo de Flea. Indagando un poco más, encontramos igualmente viejos clichés de chirle consistencia, que nos devuelve al mundo de las incógnitas.
Más allá de algunos intentos fallidos, “Stadium Arcadium” es la confirmación de que Anthony Kiedis, John Frusciante, Flea y Chad Smith están de regreso, entregándonos varias apariciones deslumbrantes con sonido característico, maquinaria funk, estrepitoso sube y baja de punzantes melodías y sobretodo, una lógica conjunción de cuatro músicos que se ve, se percibe, se escucha que disfrutan lo que hacen sobre un escenario.
De 1 a 10: 8 puntos.

0 crónicas póstumas: