Puesto 36. "Silent Alarm" (2005) BLOC PARTY


Solo escuchen hacia donde nos conduce la batería para luego transformarnos en un compás de guitarra y terminar siendo un bollo de oscuro contenido descartado por la cuarta cuerda del bajo. Desparramados por el piso nos encontramos, tras un calamitoso paseo a través de la música de Bloc Party. Esta banda inglesa liderada por Kele Orekere, no me pregunten, tiene raíces nigerianas, es un hallazgo en el mundo de la música. Es un acelerado transito por sensaciones que tienen que ver más con enajenación, electricidad y mala conducta, que con actitudes de índole introspectiva. Y “Silent Alarm” es su primer disco. Signado por ruidosos sonidos y una combinación incisiva de elementos, logra convertirse en una especie de estandarte punk de principio de milenio. No es sólo ruido y distorsión, cabe aclarar. Es una mezcla de todo. Hay una lógica simétrica y melodiosa en la creación de sus canciones, pero el eterno frenesí al que nos somete esta banda no nos permite percatarnos de que tras ese sinfín estampido de sonidos, se encuentra una delicada composición de notas, ritmo y lírica.
Exponentes de una nueva movida llamada Dance Punk, los Bloc Party expelen desparpajo, solidez y una gran habilidad creativa para hacer música. Es un disco que excede un estudio exhaustivo sino que se presta a escucharlo y despejar la mente, para unirse en un baile descontrolado.
De 1 a 10: 8 puntos.

0 crónicas póstumas: