Puesto 33. "Güero" (2005) BECK


Rayos catódicos, electrónica despareja, llamaradas azul celestes, un pequeño astronauta se acerca y se fuma un pancho. Imágenes que retratan la música de Beck. Una paleta de sensaciones y colores que se mutan para crear la estética de este vaquero electrónico. En “Güero”, el trovador norteamericano vuelve a conectarse con sus raíces, donde la mezcla de música country y el hip-hop con esa electrónica disparatada, espacial y lisérgica, es la base sustentable de un disco que reafirma las condiciones musicales y artísticas de Beck.
Como si fuera fácil, este multifacético músico tiene la habilidad de reinventarse en cada disco, creando climas totalmente opuestos y contradictorios, cambiando los tempos de sus canciones, acercándonos la algarabía y el despojo, la soledad y el desenfreno, el polvo y el hielo. Atrapando a un público de selecta gamma, Beck logró insertarse entre los personajes más respetables del mundillo musical gracias a ese arte conceptual que transmite, que es, sin dudas, un reflejo de todos sus pensamientos: imágenes abstractas, sonidos inhóspitos, sensaciones desparejas.
“Güero” es el fiel reflejo de Beck como artista, como músico, como poeta, como una personalidad multifacética. El engranaje perfecto de sonidos díscolos a través de una línea coherente que se fundamente en la lírica y en esa línea imperceptible que une toda su obra.
De 1 a 10: 8 puntos.

0 crónicas póstumas: