Puesto 30. "Dynamite" (2005) JAMIROQUAI


Los cowboys espaciales vuelven al ruedo con este disco, hasta ahora póstuma obra, con la fórmula que nos tienen acostumbrados. Una buena dosis de soul, funk, disco y acid jazz, a través del tamiz que la banda de Jason Kay le aporta a toda su obra. Esa rara mezcla de música pegajosa, sexy, animosa. Es, sin lugar a dudas, una marca registrada patentada por los propios músicos a través de toda su carrera. Esa sensación de dejarse llevar por los ritmos que contagian, haciendo mover nuestras cabezas inconscientemente, elevando nuestro cuerpo a un perpetuo movimiento.
En “Dynamite” se animan a dar una vuelta de tuerca a su música incorporando, o mejor dicho, dándole una participación más acentuada a los sintetizadores, a las bandejas. Sin dejar de lado los finos y sutiles arreglos de piano, batería y guitarra, pilares fundamentales de su música funky. Llevados a través de la armónica y cadenciosa voz de J.K., otra de las marcas registradas. “Dynamite” es una colección de canciones bailables, descontracturadas, melifluas, donde ponen al descubierto su fórmula mágica creadora de temas reconocibles por su sello único, indisoluble, inconmensurable.
De 1 a 10: 8 puntos.

0 crónicas póstumas: