Puesto 3. "Room on Fire" (2003) THE STROKES


Estallando desde lo más profundo de las galaxias, este disco se abre paso entre los mejores de la década dejando pinceladas sutiles de talento desbordante. Es rock en estado puro. Es la concordancia a través de una línea rítmica de todos los elementos puestos en juego.
Sin abandonar su sonido primitivo, en “Room on Fire” convencen a todos de que son una gran banda, pareja y armónica. Combinando las predominantes guitarras con el acompañamiento de la gran voz de Julian Casablancas, que maneja los altos y bajos con una notable solidez. Así, The Strokes atenta contra todos. Provoca, desde las palabras y el ritmo que se esfuerza por desbordar a cada paso. Ejercitando en nuestras mentes la reivindicación de la esencia pura y desafiante que el rock contamina.
Al escuchar esta obra, uno puede augurar para The Strokes una estancia entre las bandas más grandes de la historia.
De 1 a 10: 10 puntos.

0 crónicas póstumas: