Puesto 18. "El evangelio según mi jardinero" (2006) MARTÍN BUSCAGLIA


Innovación. Un viaje alucinógeno dentro de la cabeza de un uruguayo que combina los sabores primitivos de la rica música de su tierra, con una mixtura de sonidos indescifrables que ofrecen una suerte de enigmas dispuestos a develarse por parte del espectador. En Buscaglia y su obra, ésta en particular, convergen una suerte de ecléctica selección que al enumerarlas parece desopilante que existiera algún puente en común. Pero al escuchar el disco, uno termina convenciéndose de que existe un fuerte lazo entre el candombe y Artaud, entre Bretón y Jaime Roos. Su poesía surrealista es enigmática, parece poco convincente, pero después de concluir el disco uno puede decir que esa rara mezcla que plantea Buscaglia acaba aniquilando al realismo que se defiende por estos lares.
Musicalmente, es la creación de un monstruo amorfo de cuatro cabezas que baila sobre una pata ritmos tan diferentes como el funk, el bluegrass, el candombe, el folk, la polka, el soul y el hip-hop; donde el artista se encarga acertadamente de darle una coherencia racional y lograr así que esta obra permanezca como una joyita de la música latinoamericana contemporánea.
De 1 a 10: 9 puntos.

0 crónicas póstumas: