Puesto 16. "The Back Room" (2005) EDITORS


Mundo espiral, lo superfluo del movimiento, vieja esencia, cruel, vital.
Parece un oscuro disco, que transmite solo negras vibraciones ininterrumpidamente. Sin embargo, al retomar la escucha del disco caemos en la cuenta de que es, simplemente, una colección irremediable de canciones que nos muestran una época, enmarcada en un determinado lugar, en un determinado paisaje, con determinados personajes, con un telón negro que cambia constantemente de actos, y se van fundiendo uno tras otro en degradé.
Es la extraña, neblinosa y febril Birmingham el escenario donde los relatos de Editors tienen cohesión. Los personajes, difusos, sin rostro, deambulan golpeándose unos con otros, atomizados, individuales. La banda de sonido a este trágico vodevil, “The Back Room”, un disco de ligera velocidad, de finas capas de acordes que se superponen, se encaminan y colisionan en una métrica definida a través de los oscuros túneles de la música británica.
Identificada con bandas como Joy Division, The Smiths o The Cure, pero con un sonido más ajustado al revival de nuestra era, es una hermosa concatenación de canciones de bruma, de espesas capas de corrosión lírica y melódica. Donde Tom Smith, líder de Editors, asume un rol protagónico gracias a su particular voz, oscuramente armónica.
En este disco debut, la banda despliega un repertorio de bellas canciones que tienen que ver unas con otras, como si fueran parte de una historieta y cada una de ellas fueran las viñetas de una historia que nos cautiva, nos sorprende y nos deja atónitos.
De 1 a 10: 9 puntos.

0 crónicas póstumas: