Bonus Track I. "Speak Yourself" (2005) IMOGEN HEAP


Puede tomarse como una copiosa y rebuscada forma de dar pop al mundo. Yo digo que puede decirse que es un despliegue incesante de sonidos de variada gamma que producen una coherencia sonora que representa una música inclasificable que si, es más pariente de pop que de la música clásica, por ejemplo.
Lo cierto es que, Imogen Heap, una londinense de extensa carrera en el subterráneo mundillo de bares y fondas, separada de su banda Frou Frou logró capitalizar un disco con varios matices positivos, con excelente y conmovedora lírica. La idea de música que es sometida a un experimento, atrapa. En una coctelera, ponemos variados tipos de sonidos, todos interpretados de manera contundente por Imogen; desde piano, órgano, hasta cello, violín y sintetizadores. Todo este enjambre de sonidos los sometemos a un buen sacudón y los desparramamos sobre una estructura musical. Nos queda un aparatoso collage de instrumentos que se van fusionando, complementando, supliendo y reemplazando; y que a su vez, encuadran con perfección la melodiosa voz de Heap. Es un disco que promueve e insta a la paz interior, desde una combinación de armoniosos arreglos corales, sumamente agudos, complementados con la contundente mezcla de instrumentos. Esta obra es el resultado de un matemático problema, sumando a Enya con Pet Shop Boys y multiplicándolo por Kylie Minogue, por ejemplo. Es un atractivo disco.
De 1 a 10: 7 puntos

0 crónicas póstumas: